Etiquetas

, ,

flora-pompeya

El esteta Wilhelm Waetzoldt escribió: “La experiencia de la vida nos enseña que el frescor de la impresión es algo inapreciable y que, a menudo, permite descubrir la verdad; y es algo aplicable tanto al conocimiento de los hombres como al de las obras de arte”.

Bien, en la vida hay experiencias estéticas esclarecedoras y experiencias estéticas puramente recreativas. Las esclarecedoras son inmediatas, vívidas y nos permiten conectar con nuestro mundo más íntimo de un modo fugaz pero intenso. Cuando encuentras un perfume que es tu perfume te surge una sonrisa espontánea inmediata y se agolpan varias sensaciones que seguramente no podrás explicar fácilmente con palabras, pero de algún modo te hacen sentir niña-una idea fija de niñez eterna-. Las recreativas provocan deleite, sonrisas juguetonas, sensaciones algo más concretas que te pueden permitir recrear ideas bonitas-aunque no de plenitud como las esclarecedoras-en distintos grados.
Cuando hueles una fragancia que te gusta mucho, lo bastante como para usarla sin que sea el perfume que más te habla y que de ti habla, sueles pasar por esa experiencia. Cuando comienzas a desarrollar tu pasión por el perfume, tratando de conocer más sobre ese mundo, oliendo más con la idea de conocer : saber para oler y oler para saber, aprendes a apreciar cada vez más las creaciones, porque centras tu interés, no sólo en tus sensaciones y sentimientos sino también en tratar de comprender la poética de esa fragancia. Ni que decir tiene que esto afina la nariz y aprendes también a priorizar la exigencia: comienzas a ver con claridad supina lo que es un perfume 100% comercial, orientado al consumo fácil y rápido poque lo hueles. Y eso también es interesante.
La Chasse aux Papillons – La Caza de las Mariposas- de L´Artisan Parfumeur (1999, Anne Flipo) es uno de esos perfumes que he aprendido a apreciar si bien mis preferencias personales no me inclinan a elegirlo; creo que tiene algo de melancólico en su concepción que me atrae…por un lado su nombre evoca la ágil imagen de los niños de ligeros pies correteando con la mirada despierta entre la hierba fresca salpicada por el revoloteo de las mariposas y por las flores campestres…, por otro lado, la fragancia en sí misma es como un lento despertar entre montones de pétalos de flores blancas bajo una luz tenue y apaciguada-no la luz blanca de la hora tempranera-. Desde el fondo cítrico de la salida a las notas melosas de la base; desde la flor de tilo y el jazmín que cimbrean en la primera ráfaga a la plenitud de la flor de naranjo y la tuberosa…La Chasse aux Papillons es floral todo el tiempo, con una transparente densidad realmente chocante, porque se desvela laxamente como un olor dulce y floral sin fondo: como un pozo de recuerdos y viejos deseos…o como Flora paseando despreocupada de que el tiempo pase…

Anuncios