Etiquetas

, , ,

cariatidescanopus
*Cariátides en el Canopus de Villa Adriana

“Como todo el mundo, sólo tengo a mi servicio tres medios para evaluar la existencia humana: el estudio de mí mismo, que es el más difícil y peligroso, pero también el más fecundo de los métodos; la obsevación de los hombres; y los libros…En cuanto a la observación de mi mismo, me obligo a ella, aunque sólo sea para llegar a un acuerdo con ese individuo con quien me veré forzado a vivir hasta el fin”
Marguerite Yourcenar
: Memorias de Adriano, 1951.

Evocador y melancólico es como se podría definir a este libro, uno de los pocos libros que consiguen hacerte ver lo que lees…me imagino a Marguerite Yourcenar visualizando las ruinas de la Villa Adriana, tratando de recrear el estado mental del emperador que va a escribir la epístola a su sobrino Marco (Aurelio) “empiezo a percibir el perfil de mi muerte”, donde explicará sus meditacones y su afán por comprender las motivaciones humanas. Igualmente me imagino a Annick Goutal tratando de recrear el estado mental de la escritora, sumida en una atmósfera de trabajo y concentración, de silencio y quietud. La mirada creadora significa siempre una larga reflexión y una interpretación, nacidas de una motivación cuya finalidad es ofrecer belleza y autenticidad.

“La naturaleza y sus maravillas me guían…mis emociones se traducen en fragancias, llamo perfume a lo que me hace soñar” era lo que decía Annick Goutal, quien inspirada por las Memorias de Adriano decidió representar con una fragancia el libre juego en el que la imaginación y el entendimiento de Yourcenar han proyectado sus melancólicas aspiraciones de estabilidad y felicidad a través de Adriano: el emperador reflexiona sobre la vida y el destino del ser humano “quería hallar la charnela donde nuestra voluntad se articula con el destino, donde la disciplina secunda a la naturaleza en vez de frenarla” , maravillado por la cultura griega desea extender el sentido artístico, la sensibilidad hacia las maravillas de la naturaleza y el interés por el entendimiento profundo de la experiencia humana ” estaba convencido de que nuestra inteligencia sólo deja filtrar hasta nosotros un negro residuo de los hechos, de más en más me interesaba el mundo oscuro de la sensación, negra noche donde fulguran y ruedan soles enceguecedores”.
eau d´hadrien
Se creó con la colaboración de Francis Camail ( Ivoire de Balmain, Little Italy de Bond Nº9, Patchouli de Reminiscense, etc) en 1981 Eau d´Hadrien comenzó a venderse en el primer salón que Annick Goutal abrió en Saint-Germain junto con su primer creación: Folavril; eran los comienzos…pero el Eau d´ Hadrien enseguida se convirtió en una fragancia de culto en una década llena de perfumes muy fuertes (aka Poison y sus descendientes). Quizás porque ofrece algo más que frescor, digamos que es una idea de frescor porque auna la tradición de las aguas frescas revitalizantes, curativas con la de los perfumes artísticos de alta calidad: de recetas medicinales a una auténtica fórmula perfumística llena de pequeños detalles diluidos sabiamente.

Eau d´Hadrien es una fragancia de atmósfera.Tiene una estructura compacta pero su cualidad opalescente única le permite crear cierto aura a pesar de permanecer muy pegada a la piel. Eso la diferencia de otras aguas frescas, y la hace perfecta para cualquier momento aunque en verano es especialmente deliciosa. Es más que fresca: es tonificante. Hay notas aromáticas y verdes que son puras evocaciones de aromas de menta, albahaca, petit grain mandarina…y se complementan muy bien creando un acorde herbáceo ligeramente floral con notas de mandarina, que sirven de fondo al centelleante juego de equilibrios que se establece entre el amargor tónico del pomelo y la suavidad del limón y la cidra, frente a las notas resinoso-amaderadas del ciprés. A su vez el ylang-ylang con su dulzor balsámico contrarresta todo lo anterior. Pero en la base está la audacia: muy trabajada, añade un plus de calidad y fijación mediante notas animalísticas de almizcle y castóreo tan lavadas con aldehidos ( C 10, C 12, de mandarina) que quedan totalmente difuminadas e integradas en esa especie de sereno centelleo al que continuamente remite la fragancia.

eaudhadrienad

Anuncios