Etiquetas

, ,

interior-taj-mahal
*Interior del Taj Mahal, fotografía de Bart Aldrich

Los perfumes son sueños que nunca se realizan del todo, su naturaleza misma es inalcanzable: intentar plasmar con olores la historia que se ha formado en una mente creativa significa una búsqueda continua, un trabajo interminable que siempre se espera completar en el siguiente proyecto. La sed del artista. La fuente siempre es la misma: el inexorable paso del tiempo. Pero Celine Ellena ha creado un perfume que revela el sueño del perfumista del modo más instintivo y exquisito que se pueda imaginar: permitiéndonos vivirlo a través del propio perfume:Oriental Lounge es la búsqueda que todos presentimos, la infinitud que todos imaginamos, el secreto que todos hemos atesorado, sellado y olvidado en algún rincón…la fragancia tiene la capacidad de evocar la idea misma de sugestión, sin más contexto que ella misma y tu mente. Es por tanto una historia, una fábula, una leyenda, una narración en boca de Scharazada: “¡Oh tú, que te apenas, consuélate! Nada es duradero, toda alegría se desvanece y todo pesar se olvida”

Hablar de Oriental Lounge obliga a hablar de perfumería en estado puro, como una creación estética y como una técnica pero también como Historia, porque remite a la consolidación del acorde central de los perfumes orientales a fines del siglo XIX y principios del XX. Es un pozo sin fondo para el análisis: trataré de resaltar lo que más me ha fascinado.

Desde el punto de vista de la evocación este perfume es como una espiral de sugestiones, lo mejor es experimentarlo en la piel.
La atracción nada más probarlo fue inmediata-y no soy una persona a la que le fascinen los orientales- porque despertó en mí una sensación de recogimiento inesperada, ese tipo de intimidad reconfortante que ayuda a centrase; esa calidez, sólo puede crearse con la buena dosis de materias primas naturales con que está formulada. El auténtico objeto de lujo cada día es más difícil de encontrar. ¿Qué entender por objeto de lujo? Para mí no es el producto más caro del mercado- ésa es la perpectiva burguesa del poder adquisitivo- sino un producto que entraña calidad fruto de un arte especializado, en el que la selección de los materiales ha sido tan escrupulosa como cuidada ha sido la ejecución de la obra: es algo auténtico, con presencia. Algo que invita al tacto y al pensamiento. sin duda será un producto oneroso pero por el trabajo que entraña su producción, no porque se busquen márgenes comerciales deshonestos. Desde este punto de vista Oriental Lounge es uno de los perfumes más lujosos que he probado en mucho tiempo…y pruebo bastantes.

Dicen que demasiado al Este ya es el Oeste…en esta fragancia se intuye una idea de espacio oriental a través de la textura, la luz y la familiaridad extraña. Sugiere pero no revela inmediatamente, está velado y se desvela con una musicalidad propia, con el ritmo de evaporación que dicta la piel: porque es un perfume de piel absolutamente: evoca el tacto continuamente como el sentido para aprehender . Todo es tan redondo y tan preciso que fascina.

Lounge. En sentido estricto significa salón, vestíbulo; pero en un sentido amplio quiere decir ambiente armonioso y relajado. Por extensión, la palabra hace referencia a la cultura del placer, la comodidad y la elegancia. En general es un concepto muy unido a la idea de ambiente ( decoración, luz, música, etc). En el ámbito musical, el lounge es un género de piezas musicales que pueden representar un estado de ánimo, un lugar, un objeto; y las composiciones se caracterizan por un ritmo sensual sin decoración recargada y por la recreación de texturas distintivas. Música y perfume casan bien, ambos son artes abstractos con un fuerte poder evocativo, ambos permiten a la imaginación adivinar un lugar.
oriental-lounge-the-different-company

Oriental. ¿Qué entendemos por fragancia oriental? Si pensamos en la sensación que nos produce una fragancia-no en describir el olor mismo-muchos diríamos que es cálida, dulce, oscura, especiada, balsámica,opulenta pero refinada, confortable, que remite a cierta idea de delicadeza, de sensualidad.
La estructura básica de los perfumes orientales, en la perfumería contemporánea occidental, se establece en fórmulas decimonónicas y en bases de principios del siglo XX. El esqueleto de estas bases son notas dulces-balsámicas-amaderadas inspiradas en la infusión de ámbargris. Estas fórmulas clásicas se caracterizan por:
-Una nota dulce aportada por la cumarina (Haba Tonka) y la vainillina.
-Una nota balsámica herbácea proveniente de materiales como el Labdanum (ládano o jara).
-Una textura empolvada.
-Notas florales mínimas, oscuras centradas en la rosa.
-Un carácter pesado,cálido, oscuro y envolvente.

En Oriental Lounge Celline Ellena trabaja sobre esta fórmula pero le da un giro, crea otra aproximación al ámbar: inusual pero familiar. Clásica por cuanto que está trabajada a base de tonos y semitonos que matizan el tema central pero a la vez crean pequeños puntos de tensión, de ritmo mediante el contraste. Tersa y cremosa, herbácea y almendrada, satinada.

En la base, el labdanum (ládano o jara), cuyo olor es lo más cercano que se conoce en el reino vegetal al privativo ámbargris, funciona como unificador de la fragancia, da el tono general y la profundidad necesaria para que los otros ingredientes puedan crear contrastes entre sí. El haba Tonka aporta un matiz avainillado y amaderado pero también un aspecto lactónico que remite audazmente a la idea de piel-los matices lechosos están grabados a fuego en la memoria de los mamíferos, y Celine Ellena, al igual que su padre Jean Claude Ellena, trabaja siempre con una perspectiva muy intelectual-. Acentuando el aspecto amaderado y también terso de los ingredientes anteriores, hay una nota de fantasía llamada “madera de satén” donde matices cremosos de sándalo se unen a un fondo empolvado ténue. En el corazón de la fragancia, la nota floral es de rosa roja especiada en la dirección de la pimienta, una rosa masculina que aporta oscuridad a la composición. La salida es un festín, donde la bergamota, fresca y frutal, hace estallar el ingrediente estrella de la composición: el caloupilé u hoja de curry, una especia con un olor singularmente complejo: es un poco áspero y metálico pero también recuerda al sésamo o a los piñones en una dirección seca, es verde sin que remita a lo botánico,tiene algo frío, denso y poderoso: es la nota que aporta consistencia, que balancea toda la composición y le da el toque carismático.

Anuncios