Acabante de hacer mi ronda diaria por los blogs que visito habitualmente, he encontrado en Perfume Shrine una noticia interesante: la Federal Trade Commision ha establecido que a partir del 1 de diciembre bloggers y demás usuarios de medios como Facebook o Twitter revelen, cuando hacen la revisión de un producto, si han recibido o no muestras gratis o dinero, en vista de que muchos anunciantes usan estos medios y no hay mucha transparencia al respecto.

Aunque no tengo del todo claro el alcance de la jurisdicción cuando perteneces a una plataforma internacional , yo quiero hacer mi declaración de intereses particular: Olibanum es un blog personal: hace años que estudio los perfumes con pasión y decidí compartir mis ideas en un blog; crear un “Cuaderno de Fragancias” online me ayuda a reflexionar más sobre las sensaciones e ideas que me transmiten los perfumes, porque al compartirlas, al querer explicar mi visión tengo que esforzarme en dar nombre a las cosas con la mayor precisión y propiedad posible sin que por ello se pierda la idea que busco transmitir con sinceridad. No es lo mismo que hacer anotaciones rápidas de impresiones fugaces sin ahondar más. No, en realidad es un ejercicio por el cual cuanto más analizas más cuenta te das de la multiplicidad de niveles de análisis que existen: cuando hablas de algo debes seleccionar elementos que sean ilustrativos del conjunto.
Quiero aclarar que no tengo ningún tipo de conexión comercial en el mundo del perfume ni las relaciones públicas: todo lo que reviso son perfumes que conozco gracias a las muestras que compro o lo que puedo probar in situ, cuando decido hacer un sniffathon. Sabiendo por experiencia lo difícil que puede ser encontrar ciertas fragancias, en ocasiones cito lugares donde sé que se comercializan para quien tenga interés y oportunidad de ir.
Si el inglés lo podéis leer con fluidez y queréis ampliar la noticia podéis visitar la noticia en The New York Times pinchando aquí ( en enlace lo puso helg en su página Perfume Shrine).

Anuncios