Etiquetas

, , , , , ,

La estructura de un perfume no siempre tiene por qué ser piramidal. Actualmente existe una tendencia a crear perfumes con una jerarquía menos evidente, en gran parte debido a los nuevos materiales que se usan. Pero Allure fue uno de los primeros ejemplos; desde que salió al mercado el EdT en 1996, Jacques Polge-nariz de la casa Chanel-no ha dejado de trabajar en esa línea de deconstrucción de la pirámide como modo de seguir ofreciendo perfumes abstractos e innovadores ( el concepto de perfume abstracto según Coco Chanel aquí). Y cierto es que las fragancias de Chanel son más abstractas cada día.

Pese a su sabor clásico y elegante en Allure se sustituye la estructura tradicional de tres tiempos, por una estructura hexagonal o estrellada en la que las notas olfativas se manifiestan al mismo tiempo en un espacio que parece latir y expandirse al mismo tiempo, produciéndose una percepción global de todas las facetas del perfume, se hace más difícil leer los matices y de ahí el carácter abstracto.

Jacques Polge diseñó seis facetas cada una con un acorde rico y complejo; cada faceta responde a las otras. Pero lo que mantiene a Allure en la tradición clásica es su perfil familiar de flores blancas empolvadas sobre base oriental.

La faceta fresca :cidra-limón-bergamota que por un lado va a contrastar con la calidez del tema oriental basado en vainilla Bourbon ( muy notable en el EdP)-contraste que a su vez aumenta el tono empolvado de la fragancia-; por otro lado sirve para realzar las facetas florales, dándoles más frescura y ligereza.
La faceta floral, forma un bouquet muy etéreo y delicado al combinar por un lado un acorde clásico de rosa -jazmín y por otro un acorde de fantasía.

En el acorde floral clásico usa la rosa de Mayo que siempre tiene facetas más tiernas y verdes y se aumenta el tono rosado con peonía, mientras la flor de naranja se une al jazmín afrutado. Existe también una faceta frutal que refuerza el jazmín compuesta básicamente de mandarina ( floral-dulce) y melocotón ( lactónico-aterciopelado). La faceta floral de fantasía parte de una nota cremosa y algo especiada de magnolia pero destaca sobre todo por el efecto vaporoso que aporta la nota de nenúfar y la rosácea efervescencia de la madreselva.

Por último tenemos una faceta amaderada donde destaca el vetiver-una nota muy característica de los Chanel modernos-que aporta un tono algo ahumado pero verde, el sándalo que con su cualidad cremosa complementa bien a la vainilla y las flores blancas, y un ligero toque de cedro para darle ese toque seco de calidad.

Este recurso de unir las distintas facetas es equivalente al recurso de la 4ª dimensión por el que pintores cubistas como Picasso y Braque se sintieron atraídos con el afán de incluir en el cuadro distintos puntos de vista simultáneos de un mismo objeto, eliminando la perspectiva y del espacio visual tradicional, pasando de lo pictórico a lo cerebral.

Allure es pues una propuesta realmente interesante como concepto; en su día fue muy aceptado y parecía que todo el mundo lo usaba pero hay gente en quienes este perfume es realmente fabuloso con un sillage cautivador, mientras que en otras es un perfume plano y algo aburrido. Pero cuando funciona, es algo excepcional. Con una sensualidad discreta y su capacidad para crear una estela tibia pero no intrusiva, es quizás uno de lo orientales modernos más interesantes a mi modo de entender.

Para leer más sobre la estructura piramidal de un perfume :
La pirámide olfativa 1º Parte aquí.
La pirámide olfativa 2 Parte aquí.

Anuncios