Etiquetas

, , ,

El perfume Fleurissimo fue encargado por el Príncipe Rainiero de Mónaco a la casa Creed como un regalo para que la futura Princesa Grace lo llevara el día la Boda Real, en el año 1956; y no se puso a disposición del público general hasta 1972 en la concentración Millésime ( Eau de Parfum). En el año 2006, con motivo del 50º aniversario de los esponsales se volvió a editar el perfume con el diseño original del frasco.

Intentar describir las cualidades de este perfume puede ser tan arduo como encontrar las palabras que hagan justicia a la belleza de la mujer para la que fue creado, lo que si puedo dejar claro es que fue creado para infundir admiración dentro de los límites del decoro: es un perfume sublime o quizás la idea sublime de una flor espléndida.

El carácter es, como su propio nombre indica, floral, muy floral, pero también fresco. Para algunas personas es un perfume de flores blancas discreto y elegante, yo encuentro en Fleurissimo un perfume de rosa no evidente, que exhala y expande serenamente su aroma en el aire desde algún lugar recóndito. Es una rosa búlgara tierna que da a la composición un esplendor natural extraordinario, a la que la tuberosa le aporta suavidad, densidad y dulzor; mientras las notas frías de Iris y violeta la complementan de forma natural, aportando un carácter floral, delicado y ligeramente empolvado.

La salida de la fragancia tiene una tonalidad que hoy calificaríamos como retro, con un frescor verde delicado y algo empolvado a base de bergamota; el ylang -ylang aporta desde el corazón a la salida una calidez balsámica que capacita a la fragancia de un tono sensual inesperado mientras técnicamente eleva todo el tono floral. Un matiz verde recorre la fragancia: el tema de la salida se arrastra a las notas medias gracias a la hoja de violeta y una nota de lirio de los valles que actúa como fijador en la base. Hay además una especie de calidez radiante que parece emanar de la piel cuando llevas Fleurissimo, gracias a las notas limpias y dulces de almizcle y a la suavidad algo terrosa y marina del acorde de ambargris; materiales que ademas de fijación aportan difusión y profundidad.

Fleurissimo mantiene su perfil floral constante: ninguna de las notas resulta intrusiva aunque la rosa y el iris estén enfatizados; y esta constancia habla más de un perfume bien estructurado de corte clásico que de un perfume lineal: cambia poco en su evolución pero sus notas están tejidas de forma rica y compleja creando matices latentes para dar profundidad, para que la textura sea suntuosa y el desarrollo sea elegante y sereno. Frecuentemente pienso que este perfume ayuda a mantener el corazón joven, creo que por eso me fascina tanto.

Anuncios