Etiquetas

, , ,

La rosa me obsesiona. Me obsesiona como flor, como palabra, como idea… Puede seguir tantas direcciones y, sin embargo, en las fragancias se repiten tanto los mismos esquemas, los mismos detalles que puede resultar realmente difícil encontrar algo diferente y que nos guste.
Me pueden gustar distintos tipos de rosas pero realmente me fascinan las rosas especiadas envueltas en incienso. Las rosas más o menos oscurecidas repiten un patrón, ya casi un cliché, para desesperación de quienes buscamos algo un poco diferente. ¿Por qué no una rosa cálida y especiada pero ligera y tersa que se desenvuelve en la piel como volutas de humo en el aire? ¿Por qué no una rosa en la que todos los elementos estén en armonía sin que las especias resulten estridentes, sin que el ámbar agobie o el carácter sea tan inflexible que incluso resulte aburrido…? Estas cosas suelo pensar cuando tengo la obsesión de buscar un perfume de rosas que no acabo de encontrar-y lo confieso tengo esa obsesión de vez en cuando-.
En los últimos meses he estado empeñada en esa tarea y creo que he encontrado un par de cosas interesantes para mi gusto personal, una de ellas es Parfum Sacre de Caron.

Caron es una casa francesa que hace perfumes con una marcada densidad vintage, realmente elegantes y no siempre fáciles de llevar. Hay gente que dice que un perfume Caron no es una fragancia en sí, sino una experiencia; lo que está claro es que difícilmente dejan indiferente a nadie que los pruebe, tanto si le gustan como si no.
Parfum Sacre-una creación de Jean-Pierre Bethouart (Firmenich)- es uno de los perfumes modernos de Caron pero su fecha de producción siempre resulta confusa: en algunos sitios consta que es de 1981, en otros la fecha es 1990. La idea fue celebrar el concepto original de los perfumes como ofrendas a las divinidades (Per fumun) en forma de humo aromático y recrear esa especie de atmósfera mística llena de aromas dulces.

Las profusión de notas oficiales nos habla de un perfume oriental y especiado:

Salida:limón, pimienta, macis, cardomomo, aldehídos.
Corazón:flor de naranjo, rosa, jazmín, palisandro, ylang-ylang, orris, clavel.
Base:vainilla, mirra, olíbano, ámbar, almizcle, civeta, cedro.

Lejos de ser un perfume fuerte, Parfum Sacre es realmente suave y envolvente; pero sobre todo es un perfume perfectamente equilibrado de rosa cálida realmente elegante. Y no carente de un frescor inusitado, no sólo por el estallido que limón aldehídico contrastado con la calidez de la pimienta provoca en la salida, sino porque la mirra con su carácter ligeramente astringente unida a algunas notas verdes crean destellos vívidos que afloran entre el tono ahumado de la vainilla, entre el dulce y cálido incienso, entre la suave rosa aterciopelada tan característica de Caron y una bonita y más bien tierna nota de clavel, entre el fondo fresco y empolvado con orris y almizcle afrutado (Galaxolide) con un tono balsámico floral… A la vez que
conserva la distintiva y a veces difícil nota de civeta.

Para mi gusto personal, y lo digo como consumidora del perfume, lo más atractivo es el acorde especiado suave-terso-cálido donde la canela es realmente discreta y el cardomomo, el macis y la pimienta tienen más relevancia dándo un gusto más seco, más abstracto si se quiere junto con el acorde de rosa almizclada, fresca y vinosa a la vez, lo que hace de Parfum Sacre un perfume muy interesante para los días más tibios del otoño, en los que aún hay una luz dorada y los árboles aún no han perdido todas sus hojas.

Anuncios