Etiquetas

, , , , ,

Entre chic y romántica, entre deportiva y clásica, Spring Flower de Creed es una de esas fragancias que divide al público entre el encanto o la decepción. Quizás el efecto dependa del concepto de femineidad que cada uno de nosotros mismos aceptemos. Para los que aún no la han probado, que tengan en mente que es como el resto de los perfumes Creed: un poquito extravagante, con cierta austeridad pero no del modo esperable y con un carácter difícil de determinar, para algunos muy clásica, para otros muy moderna…lo cierto es que tiene elementos para ser ambas cosas y en ese aspecto recuerda a Ce soir ou jamais de Annick Goutal.

En Spring Flower la rosa está ahí, aunque pueda resultar difícil de detectar, formando parte del acorde central de la fragancia, el acorde clásico por excelencia: rosa y jazmín. La particularidad en esta fragancia es que en su plenitud ofrece también una enorme nota fresca y luminosa de lirio de los valles, que aligera la composición, y la lleva a hacia un territorio más moderno: el de los perfumes acuáticos. La hediona, con su particular nota de jazmín líquido y sus tintes de almizcle y muguet, es aquí un material importante, pero un material muy bien encubierto, ya que se funde con notas dulces y jugosas de melocotón.

Si las flores son la promesa de los frutos venideros, Spring Flower se hace eco de este viejo adagio y nos ofrece una auténtica cornucopia donde pera, melocotón, manzana, melón y albaricoque son lo más destacable. Estas notas frutales algo saturadas por un dulzor maduro, no son pesadas en absoluto. Son más bien una contradicción, porque también son verdes y ácidas, casi de un modo intenso y, a la vez, transparentes, con el característico frescor cítrico del limón y la bergamota de los perfumes Creed. Con una cualidad translúcida, son frutas únicas; con una textura casi de muselina, aportan a la estela del perfume un carácter susurrante mientras, en la distancia corta, se convierten en algo cremoso y juvenil: definitivamente femenino.

Siguiendo con el canon de lo que es una fragancia elegante, a las notas florales y verdes las complementa una base ligeramente amaderada y empolvada, donde al almizcle se hace eco del tono afrutado, y el acorde de ámbargris remarca la poco evidente cualidad táctil de Spring Flower.

Spring Flower se dice que fue creado para Audrey Hepburn, algunas fuentes citan que a principios de los años 50 y otras dicen que a mediados de los 80, en todo caso se puso a disposición del público general en 1996. Otras fragancias que se sabe usó la actriz fueron Ivoire de Balmain, L´Interdit de Givenchy, Eau de Givenchy, Chamade de Guerlain…y si se piensa con detenimiento se ven los elementos comunes entre ellos: las notas verdes y limpias del jazmín de Ivoire, el cuerpo clásico y afrutado de L´Interdit o la base tersa, amaderada de Chamade. Pero Spring Flower aporta algo más innovador, relacionado con la textura: retrata la delicadeza de un jazmín tierno y verde con sus notas afrutadas, aún un capullo, que acompañado de otras flores se vuelve transparente y ligero, con un frescor genuino, un frescor que pese a contener algo herbal y áspero, hace pensar en una corriente de aguas gélidas en la época del deshielo. Es un misterio como esta imagen del reverdecer con su espíritu vitalista invita a la joie de vivre y no renuncia ni a la delicadeza, ni a la feminidad, ni a la calidez que encierra la idea de relajación…sí, definitivamente un misterio. A veces me recuerda a los cuadros de Matisse.


*El biombo moruno, Henri Matisse 1921.

Spring Flower es una de esas fragancias que también me hace pensar mucho en cómo los hombres y las mujeres podemos percibir, y de hecho percibimos, de manera diferente los olores. Pese a la división de opiniones que suscita, lo que yo he visto por ahí es que esta fragancia de Creed realmente a los caballeros les gusta mucho sentirla. Creo que una parte importante de su encanto especial reside en que sencillamente no es un perfume agresivo, no tiene doblez, ni se recrea en la candidez: simplemente florece en la piel.

Anuncios