Etiquetas

, , ,

La serie de perfumes inspirada en los viajes Les Voyages Exotiques de L´Artisan Parfumeur tiene, en mi opinión, algunos de los perfumes más interesantes de esta marca, están entre los más complejos, además de ofrecer composiciones olfativas interesantes. Dzongkha pertenece a esta categoría, a medio camino entre el carácter evocador y el descriptivo, y con una característica peculiar muy marcada dentro de las fragancias de la serie: la vibración. Sin duda, un sello en las creaciones de Bertrand Duchaufour, junto al característico acorde terpénico-aromático-especiado en la dirección de la pimienta negra. Dzongkha (2006) es el fruto de un viaje de B. Duchaufour a Bután. El nombre se refiere a la lengua hablada en los Dzong, los monasterios fortificados típicos del lugar, y el olor se inspira directamente en la atmósfera interior de dichas construcciones.

Color y textura son dos aspectos muy marcados en Dzongkha. El color para mi es definitivamente un verde esmeralda profundo lleno de matices intensos y oscuros que en ocasiones recuerdan a la tinta negra…de hecho hay algunos matices en el olor que de algún modo hacen pensar en el olor de la tinta y el cuero pero sin que la fragancia se vuelva densa. La textura es por otro lado algo que roza el surrealismo: aterciopelada pero con una sensación fría, con un elemento que trae a la mente la imagen del musgo rezumando humedad, y a la vez con un efecto seco casi astringente que lleva a pensar en Dzongkha como en una suerte de perfume chypre.

Iris, vetiver, peonía e incienso son las notas oficiales. Los amantes de la nota de iris reconocerán un patrón familiar en esta composición que enlaza con el Nº19 de Chanel, sin embargo, Dzongkha tiene varias lecturas. La faceta verde-radicular-fría y humedecida tiene su núcleo en el acorde de iris, pero hay otras notas que matizan este verde: el acorde de té verde le aporta cierto brillo pero también suavidad pues esconde en su fondo algo lechoso y el vetiver lo sombrea y añade un toque salado al final de la evolución de lo más interesante. El incienso es la otra nota protagonista, es un incienso algo alcanforado (cardomomo), con un ligero acento de pimienta y un acabado amaderado. No es especialmente ahumado, en todo caso terroso-ahumado, lo que lo hace también llevable en verano. Pero Dzongkha también puede leerse como un perfume floral oscuro y abstracto cuya nota protagonista es la peonía, de cuyo aroma sólo se recoge su delicadeza a través de un efecto empolvado tan sutil que casi está en el límite de lo consciente pero sirve para dar el tono general a la nota floral, acompañada de acentos frutales rosados de lychy y sobre todo de ciruela verde y envuelta en el velo húmedo y terroso del cipriol.

Anuncios