Etiquetas

, ,

Pasada la fiebre, creo que es el momento de comentar la fragancia que la tradicional casa de perfumes inglesa Floris formuló para conmemorar la Boda que este año 2011 ha celebrado la Familia Real Británica, con un sentido de la imagen muy pronunciado. También es el momento de comentar puesto que es una edición limitada. Y, puesto que el evento en sí ya tuvo muchísima difusión, no quiero yo más que hablar de la fragancia en sí.

Como corresponde al estilo de la casa Floris es una composición tradicional y sin riesgos de flores blancas frescas en consonancia con el estereotipo de este tipo de fragancias: algo que se puede adorar fácilmente y, más aún, para que realmente sea encantadora se le da un pizca de “ese algo” mediante una flor exótica. En este caso el estefanotis añade esa faceta.

El estefanotis también se le conoce como jazmín de Madagascar ya que tradicionalmente se ha encontrado parecido entre el aroma de ambas flores, pero ambas plantas pertenecen a familias diferentes. Floris ya tiene en su línea una fragancia dedicada a esta flor-Stephanotis-, contruída en torno al lirio de los valles, la flor del naranjo y clavel especiado. Wedding Bouquet, compuesto por la perfumista de la casa Shelagh Foyle teniendo en cuenta otras fórmulas tradicionales para bodas de Floris parace que ha favorecido la nota del estefanotis- al menos a mi modo de entender tiene bastante protagonismo en la armonía final- al darle la capacidad de comportarse como un velo que lo envuelve todo con su singular tono verde que recuerda ligeramente al jacinto, un tipo de matiz que se puede encontrar en Lys Carmin de Van Cleef & Arpels Collection Extraordinaire.

La fragancia se abre con una nota fresca y cristalina de elementos cítrico-acuáticos: bergamota, limón y lirio de los valles con un toque marino. Es luminosa a la vez que fluída, pero luego se ralentiza, se suaviza más aún y se convierte casi en algo quieto que flota sobre una base más cálida de almizcles y sándalo. Esa quietud de flores blancas es limpia y algo afrutada-entre piña y naranja-y es el lugar donde florece el estefanotis con su peculiar acento cítrico cumarinado por un lado y su tenue tono especiado (tipo nuez moscada) por otro. Tras esta singular nota se puede sentir un jazmín transparente y una nota radiante de flor de naranjo. Son flores tiernas; tiernas y veladas. Pero como ya dije el velo es especial, el velo siempre debe de ser especial.

Añadir que dentro del discurso publicitario asociado al evento Real, Floris decidió usar el lenguaje tradicional de las flores para dar un valor extra a la fragancia, igual que las flores de un ramo de novias se eligen en función de su significado. Según este idioma se ha usado en Wedding Bouquet:
-Jazmín, porque representa el eterno amor.
-Lirio de los valles, que susurra “tu haces de mi vida completa”
-Flor de naranjo que simboliza la inocencia y el casamiento.
-Estefanotis porque expresa la felicidad en el matrimonio.
El lenguaje de las flores aquí usado está codificado por la tradición victoriana y, sin duda, representa el amor romántico, pero creo que por el bien de nuestra salud mental conviene aclarar que el amor es algo muy complejo, con distintas fases y la etapa romántica es una de ellas: el inicio, de hecho. Puntualizado esto, Wedding Bouquet es realmente agradable y todas las cosas agradables que nos hacen sentir bien son muy bienvenidas, no ?

Anuncios