Etiquetas


*Perfume-colgante de Lalique

Definitivamente hay que buscar el Perfume, hay que desear buscar ese perfume pero…

Un único perfume toda la vida quizás sea muy austero, pero poder encontrar ese perfume que para cada uno de nosotros represente el Perfume es otra cosa. La sensación de un encuentro.

Creo que tener una colección personal de perfumes hecha con todo el cariño y esmero, como el filatélico busca un sello o el jardinero busca las distintas variedades de una misma especie, es algo fantástico de lo que poder disfrutar en diferentes ocasiones según nos apetezca.

Pero quien haya llegado ha encontrar ese Perfume, quien ya haya estado en ese País , puede comprender bien lo que hoy quiero decir. Hablo de una vivencia que conmueve y a la vez reafirma, ya que vivir situaciones bajo el influjo de un mágico efluvio hace que la experiencia quede sellada en nuestra memoria de un modo único. Perfumarse es un modo de sublimar vivencias, un modo de refinarse imprimiendo emoción. Y hay algo más que nos puede dar, una enseñanza vital para la experiencia humana: la de aprender a ser indulgentes con los sentidos y poder querernos bien a nosotros mismos. En otras palabras, aprender a sentirnos libres y saber que los demás también lo son.

Lo que yo he aprendido en la vida es que este tipo de encuentro es inesperado y causa una impresión profunda de inmediato.

Anuncios