Etiquetas

, ,


¿Cómo explicar Le Mimosa de Annick Goutal? Isabelle Doyen (perfumista) y Camille Goutal (dirección artística) dicen que esta mimosa está construída inspirada por los recuerdos de infancia.

La mimosa es una flor popular en la cuenca mediterránea pero supongo que quien nunca haya olido una mimosa natural- y hay gente que no ha tenido esa oportunidad- le costará mucho entender esta creación de Annick Goutal. Oler mimosas en la infancia…¿Qué sensación provoca? De mi experiencia recuerdo que para mí era alegría y la sensación de algo bello que no podía explicar. Sí, igual me pasaba con el mar y las madreselvas. Sin embargo, es uno de esos aromas que divide a la gente entre quienes lo adoran y quienes lo detestan.

Pero, para quienes nunca hayan olido esta flor mejor aclarar que esta fragancia no resalta las notas más típicas que tradicionalmente revelan los perfumes donde el elemento más verde se enfrenta al acento meloso y ambos se cubren de un efecto empolvado. Le Mimosa de Annick Goutal ha sido construída en torno al absoluto de mimosa, descomponiendo sus facetas como la luz blanca se descompone en colores al pasar por un prisma.

Tal idea me trae a la mente algo característico de la infancia, algo crucial para el aprendizaje y el crecimiento personal, algo que los adultos deberíamos de tratar de conservar: la curiosidad, instintiva y reflexiva, que despierta la sensación de lanzarse a la aventura igual que en los juegos de la infancia, con el aire lleno de promesas. Bajo el prisma de la curiosidad se mira de otra forma.

El absoluto de mimosa de Grasse es un producto especial: la época de floración es muy corta, y siendo aún finales del invierno, la cosecha se puede estropear fácilmente. Esto hace que sea un riesgo hacer una fragancia centrada en el absoluto de mimosa, y esto hace aún más preciosa Le Mimose de Annick Goutal, una edición limitada desde la primavera de este 2011.

En el absoluto de mimosa predomina un tono agreste y herbáceo, junto con notas de flores blancas-especialmente jazmín- es dulce y cálido, con algo ceroso y especiado; también es la base para crear acordes frutales de muchos tipos: frambuesas, manzanas, albaricoques, melocotones o incluso melón. Esta es la peculiaridad que se ha privilegiado en Le Mimosa, de ahí su carácter frutal y para muchos sorprendente.

Porque en su salida combina una nota dulce y jugosa que tiene la acidez de la nectarina, lo lactónico del melocotón y lo acuoso de la pera y en su base una importante nota almizclada amaderada, recordará fácilmente a Petit Chérie y con un poco más de atención se podrán ver similitudes con Un Matin d´Orage. Pero pese a los parecidos, Le Mimosa sigue su propio camino explorando en el corazón una deliciosa faceta de flor blanca: un jazmín herbáceo, suavemente empolvado con iris y helado por medio de anís y magnolia. Pero no esperéis un anís penetrante y verde, aquí es realmente ténue: se siente en cuanto que enfría la faceta más frutal y no más.

Parece una fragancia para el deleite, más complicada que otros soliflores de la línea ( Le Chèvrefeuille, Le Nerolí, Le Mughet, La Violette y demás) , y pese a su tono frutal, más exigente a la hora de llevar.

Anuncios