A veces felicidad, a veces tristeza. Así suelen ser las cosas. En las fiestas de Navidad esto puede acusarse pero deberíamos de apostar por la felicidad. Por eso es importante comprender que la felicidad son las pequeñas cosas que nos ayudan a crear un buen ambiente, a compartir, a sentirnos mejor. La cuestión es que hay que creer en el deseo de ser feliz.
No pretendo decirlo como lección filosófica, sino como conclusión a la que he acabado llegando con los años. Ya que este es un mensaje de felicitación y buenos deseos para las Fiestas que va dirigido a los lectores de este blog personal, me permito este año hacer una felicitación más peculiar, al fin y al cabo, los días que estamos viviendo ahora son también así: peculiares como nosotros mismos.

Espero sinceramente que disfruteis de la Navidad y que tengais un próspero Año Nuevo.

Saludos,
Botanyuki.

Anuncios