Etiquetas

, , ,


*Gloria Swanson

Perfume y pintura pueden tener principios en común. Un ejemplo está en el claroscuro, técnica pictórica basada en el contraste marcado de luces y sombras. El principio es sencillo: cuanto más puro sea el blanco aplicado a una zona, más cercana al negro se percibirá la oscuridad circundante. El claroscuro permite dramatizar las imágenes, alejando las creaciones del naturalismo. En perfumería muchas de las grandes composiciones clásicas tienen esa cualidad claroscurista, no pretendiendo crear la rosa más natural o el jazmín más vívido, sino queriendo añadir una dimensión de profundidad psicológica en el perfume. Algo que permita sentir más allá de un olor atractivo para crear una impresión distintiva. Ese efecto dramático implica contraste entre notas. Que en la base haya notas oscuras, realmente oscuras y, por tanto tintes animalísticos. Que en la salida haya notas luminosas, translúcidas. Que lo dulce contraste con lo amargo. Que algo sea ahumado y a la vez radiante…

Entre todas las notas florales de la perfumería, el narciso es de las más dramáticas. Posee algunos de los matices más indecentes que se quieran imaginar. Bajo su capa floral llena de frescor y acentos verdes que recuerdan al jacinto, está el típico carácter meloso de flor amarilla que conduce a un fondo oscuro, animalístico que raya en la vulgaridad. Ese fondo huele un poco como el castóreo con su olor de cuero y tinta, vagamente recuerda al heno seco y tiene matices de nuez y cacao que derivan en algo graso.

Creado por Ernest Daltroff -fundador de Perfumes Caron- Narcisse Noir (1911) recoge ese aspecto más límite del narciso y lo convierte en perfume. Entre un eco de incienso y una nota dulce de jazmín teje su velo. La oscuridad emana desde la base y se expande como una nebulosa por toda la composición, dando un aspecto de vaguedad, de lejanía y de profundidad al perfume.

Las grandes creaciones de Caron siempre se han caracterizado por sus bases: animalísticas con un fondo oscuro casi opaco, destacando las notas de la civeta y el almizcle. Pero entre las muchas capacidades que tenía Ernest Daltroff destacaba la de la sublimación. Todas esas notas que en sí mismas son groseras, logra refinarlas difuminándolas. Son los contornos imprecisos de esas notas más sucias las que sirven de apoyo para hacer graduaciones tonales específicas. Así el carácter claroscurista de Narcisse Noir hace que la base se perciba sólo como algo velado. Esa es su magia. El vetiver ahumado y el sándalo añadirán a la composición un toque suntuoso.

En contraste, la salida es translúcida. La bergamota y el limón son las notas más destacadas mientras el Petit Grain va a aportar matices verdes necesarios para enlazar con los valores intermedios: los acentos verde-musgosos, amargos y helados del junquillo, que junto a un jazmín algo empolvado ayudan a retratar mejor las facetas del narciso. Pero el ingrediente clave será la flor de naranjo que estalla con toda su plenitud indólica en el corazón del perfume. Narcisse Noir es narcótico, dulce y ahumado; con la flor de naranjo convertida en flor negra, velada y con el narciso sugerido por sus facetas: dramatizado mediante un claroscuro magistral.

Narcisse Noir es un perfume prototípico de la familia oriental-floral que a principios del s. XX estaba muy establecida. Fue un éxito, y está marcado por la leyenda de ser profusamente usado por Gloria Swanson en Sunset Boulevard (El Crepúsculo de los Dioses) . Película mítica. El Cine Negro clásico de Hollywood fue un género que unió lo mejor de las películas policíacas con la técnica expresionistas del cine alemán que estaba basada en el claroscuro. Los personajes femeninos de estas películas nunca eran suaves. Sus perfumes tampoco lo podían ser. Sin duda, Narcisse Noir exige una forma de llevar el perfume que ya no se estila: en concentración de extracto, y también exige una forma de estar precisa: con reserva, rotundidad y elegancia para que cree ese halo de intriga y enigma…de otro modo revela demasiado.

Quien admire el perfume de Caron pero no lo encuentre confortable aunque lo desearía, puede optar por probar Sweet Redemption by Kilian, que es una renovación del tema pero de personalidad más accesible porque las notas más osadas de la base han sido sustituídas por algo balsámico resinoso con un toque lechoso.

Anuncios