Etiquetas

,

Las rosas negras en perfumería son, como las de jardín, un fruto híbrido que el hombre ha perseguido con su trabajo e imaginación. Por su carácter complejo, profundo, envolvente son la antítesis de la fragilidad pero el epítome del refinamiento, permitiendo perfilar la relación entre apariencia y temperamento del portador sin dejar lugar a las dudas y sin ofrecer certezas. Y elegir un perfume de oscuras rosas es un arte porque hay que comprender bien el carácter y, entre la miríada de creaciones que hoy día hay a disposición en el mercado, distinguir cuál evoca realmente una sensación esperada por nosotros.

¿Cuál puede ser esa sensación?…El perfume es un código sutil, por lo que es fácil optar por el snobbismo mientras se intenta encontrar una rareza. Y es más fácil aún que eso ocurra mientras busquemos ese tipo de perfumes oscuros y suntuosos redolentes del aroma de la rosa, ya que en este género, mucho más que en otros, es todo cuestión de matiz. Sí, pero del matiz fruto de una buena arquitectura que permita a esas tonalidades menos saturadas florecer sin decaer pronto en el sillage. Esa es la clave.

Es la percepción psicológica la que resulta crucial en todo lo relacionado con el perfume. Y esa percepción siempre está influída por algo ambiental. ¿Cómo ir más allá de los conceptos adyacentes a la idea del negro? A saber: la noche y sus criaturas, el misterio, el vértigo, el desafío, la exclusividad o la sensualidad. Es decir, ¿cómo distinguir esa sensación de sensualidad implacable y airosa que destila un gran perfume de oscuras rosas, ligero de llevar y a la vez perfumado, de la imagen más eufórica y casi estereotipada que tienen esos perfumes?…Es muy fácil que todo forme un bloque, ese es el problema. Lo difícil es fragmentar la percepción y buscar el detalle que haga especial el perfume.

¿Conocéis Dark Rose de Czech & Speake? Es la fragancia perfecta para tratar de ilustrar lo que intento decir. Durante años ha sido una fragancia muy popular como ejemplo de rosa negra, sensual y deseable. Yo la veo como un ejemplo de las malas pasadas que la percepción influída por otras ideas te puede jugar, es decir, de como el árbol no te deja ver el bosque. Está basada en la rosa centifolia de Marruecos, más melosa que la francesa, con toques de azafrán y maderas oscuras. Te atrapa con su ausencia de color y su dulzor extraño. Hasta que descubres en el sillage que la fragancia se descompone rápidamente dejando sólo un rastro incómodo y turbio. Buena presentación, pero con un pobre acabado. Es un pecado muy típico de este tipo de fragancias, merece la pena recordarlo.

La rosas oscuras y las rosas negras en perfumería, con su ausencia de tono preciso, de la rosa roja conservan el vertiginoso atractivo de su aroma sí, pero es el sentido del tacto lo que despiertan con esa textura tersa como un denso velo de seda. La promesa de un olor intenso es lo que vela la rosa, lo que la oscurece, ya que el familiar olor de una rosa fresca se vuelve inaccesible, críptico: está cautivo entre capas de resinas animalísticas; ahumada con incienso y tabaco; endulzado con densa miel; envuelto en maderas oscuras como el oud, rodeado por cuero o almizcle o civeta; especiado con el azafrán, el comino, la canela, el clavo, ligeramente musgoso, posiblemente terroso… El refinamiento surge de esa opacidad, de esa robustez. Esa es otra clave.

Pero es un género de la perfumería donde la idea de majestuosidad o misterio puede derivar con suma facilidad en algo exagerado, o cuya reacción en la piel del portador puede crear un efecto esperpéntico para nada deseable. Un perfume de rosa negra, más que ningún otro tipo de fragancia, no puede tener edad en la piel, porque entonces se vuelve corruptible y eso deshace su magia. Es un tipo de perfume fuerte, de carácter, que deja entrever, dibujando ilusiones, como una quimera. Y, además, representa el espíritu de la perfumería moderna basado en la premisa de que un perfume no debe retratar la realidad tal cual sino que debe ser una creación del hombre y, evidenciar ese aspecto artesanal mediante lo abstracto o con la recreación fantasiosa de elementos poco evidentes para una nariz poco acostumbrada al ejercicio. Ahí radica el hechizo.

Un perfume de rosa negra puede desplegar una capacidad narcótica o un tono suavemente meloso y aromático, porque al fin y al cabo hablamos del aroma de una rosa, pero se mantiene siempre tras su celosía, como doncellas implacables, representando la Gracia, de la que la rosa es símbolo.

Así pues, esa rosa protagonista, la final no representa la flor en sí misma, sino un valor…por eso no puede tener edad. Por eso es una síntesis que revela todo el ciclo vital de la rosa de un golpe. Esa es la última clave.

Pero de los encantos más tangibles de este tipo de perfumes ¿qué se puede decir?

-Que fluctúan entre la gama de los orientales y los amaderados especiados y pueden llevar en su base acordes chyprée para darles más aplomo.

-Que deben de ser perfumes profundos y aunque pesados no deben de perder la sensación de respiración.

-Que evocan el tacto seguramente.

-Que deben de tener un sillage sólido, y en esto hay que ser realmente exigente.

-Que apela siempre a la personalidad del portador sin titubeos, es un tipo de perfume que marca una pauta a la hora de llevarlo.

-Al igual que los perfumes de flores blancas hay que apostar por la calidad sin dudarlo. Requieren materiales costosos y sobre todo maestría para crear una buena estructura, de lo contrario sólo acaban siendo algo turbio y desastroso.

Si alguien decide aventurarse en esta búsqueda el mejor consejo que se le puede dar es que pruebe y pruebe y pruebe todos los perfumes de rosas oscuras a los que pueda acceder, que tenga toda la paciencia que su personalidad le permita y más para buscar y que tome la decisión tras sopesarlo bien siendo exigente con la calidad del producto. Esta es una lista de ejemplos dignos de tener en cuenta, de diferente carácter, desde los más elegantes a los más animalísticos, andróginos o femme fatale total, con regusto vintage o moderno, de negro profundo a oscuros o meramente sombríos, pero bien hechos:

-Dentro de un nivel de excelencia está el chypre Nuit de Noel de Caron y tambien en la parte alta de la horquilla presupuestaria Epic Woman de perfumes Amouage.

-Dentro de un rango más asequible y fácil de encontrar en departamentos de perfumería pero con una buena construcción está Cabaret de Grés, Aromatics Elixir de Clinique, Coco de Chanel o el animalístico Kingdom de Alexander McQueen (retirado pero aún se puede encontrar)

Entre ambos extremos y dentro de las propuestas nicho:

Secret de Rose de Les Parfums de Rosine es un ejemplo de rosa oscura a base de un labdanum animalístico, azafrán y comino pero llena de notas verdes y dulces.

Paestum Rose de La Sirenuse, con acentos resinosos.

Ta´if de Ormode Jayne es el tipo de rosa oscurecida y especiada, seca y empolvada sobre almizcles y ámbar.

Midnight Oud de Juliette Has a Gun, fue una edición limitada pero aún se encuentra en algunos lugares y es interesante por ofrecer una buena nota de oud con precio razonable.

Voleur de Roses de L´Artisan Parfumeur es un clásico del tema rosa-patchoulí en este caso terroso, donde podemos encuadrar también Oliban de Keiko Mercheri, Soir de Lune de Sisley, Rose de Nuit de Serge Lutens (línea exclusiva) y su prima pequeña Rose Barbare de Guerlain (Colección L´Art et la Matiére).

Lumiére Noir de Maison Francis Kurkdjian, podríamos bautizarlos como una opulenta bestia.

Rose Oud de perfumes Kilian ( Colección Arabian Nights) es a base de oudh y rosa muy refinados.

Portrait of a Lady de Editions de Parfums Frederic Malle a base de rosa, almizcle y ambargris.

Parfum Sacre de Caron, es la versión incensada de las rosas oscuras.

Une Rose Chyprée es oscura, oriental-incienso pero con un tono frío inquietante… es el trabajo de Andy Tauer que más me gusta hasta la fecha.

No88 de Czech & Speake, a base de geranio consigue una rosa aromática intensa y oscura. Está entre mis favoritas.

Una última mención es Shiloh de HorsLáMonde, que es un magnífico perfume oriental meloso y amaderado con una nota de rosa fresca de Isfahán, no exactamente una rosa negra pero una opción interesante.

Habiendo llegado al final de este largo post, os dejo un enlace donde de forma poética y breve se habla del concepto de quimera en el que me he inspirado para escribir esta entrada. Este es.

Anuncios