Etiquetas

,

…The antlered Goddess Elen, whose trackways lead us through the frozen forest of our winter dreams…

Elen de los Caminos, Elen de las Huestes, Elen la Radiante…Elen, es la palabra que inicia esta historia (Ellenisia). Significa ninfa en galés moderno, pero se cree que es una variante del griego Helen*, que se traduce como antorcha y por extensión claridad, resplandor. Con dicha palabra se designa a una figura evasiva en la que divinidades paleolíticas y reinas de la Alta Edad Media se confunden. Su personalidad se mueve siempre entre mitos, leyendas, poemas e Historia, llegando a integrarse en el ciclo artúrico. Su leyenda representa en sí misma la tierra británica. El Mabinogion hace referencia a Elen en El sueño de Macsen Wledig, donde aparece descrita con un ser entronizado cuya extraordinaria belleza, brillante como el sol, parace de otro mundo.

Caroline Wise*, desde la década de los ochenta trabaja en el estudio de Elen. La autora sigue el rastro de este ser y todas sus encarnaciones y finalmente la caracteriza como una diosa de los caminos que preserva el equilibrio de energías en la tierra, cuida los ciclos de la naturaleza y la fertilidad.

Como diosa aparece en ocasiones gobernando los jardines: Goddes of Gardens…Garden, gardenia… flor que representa Ellenisia. La gardenia en el lenguaje de las flores simboliza la hospitalidad y la gracia, la pureza y el refinamiento, así como los amores secretos; su aroma es dulce y afrutado, transparente y completamente evasivo, tan difícil de retratar como Elen.

La gardenia en perfumería suele ser una flor polarizada: o se representa verde y ligera (Ej. Primer Jour de Nina Ricci) o como una flor densa y sensual ( Ej. Gardenia de Isabey). Ellenisia (2004) auna ambos perfiles en una composición bien estructurada. Mantiene el aspecto más etéreo de las composiciones frescas pero densifica las notas verdes que envuelven a la flor blanca, volviéndola fría y cristalina para crear tensión entre sensualidad y pureza.

Es lo más destacable de Ellenisia: su cualidad contradictoria. Vivaz y verde, fría y translúcida, es también suave y empolvada, dulce y jugosa, lúdica y disciplinada. Lozana y a la vez madura.

Cuando pienso en esta fragancia siempre se compone en mi mente la misma imagen: una vidriera donde piezas irregulares e incisivas de tono esmeralda de distinta opacidad crean un marco para la figura central: la flor blanca de pétalos opalescentes, suavemente ondulados, de lectura centrífuga. La gardenia, que parece arraigada en una tierra de neblinas.

Desde el inicio las notas verdes y crujientes de hoja de violeta están atravesadas por una corriente cítrica, jugosa y afrutada que combina bergamota, mandarina y pera que parece representar la savia que alimenta el verdor. Esa savia es cristalina y fría, pero a la vez profunda. El nerolí hace de puente entre el brillo cítrico, aportando profundidad, y las notas de flores blancas del corazón. Jazmín, lirio de los valles y nardo conjugan sus facetas para dar corporeidad a los pétalos de la gardenia, que sin renunciar a su tonalidad verde, muestra los matices más dulces y frutales del jazmín, el frescor rosado del lirio de los valles y la cremosidad indólica de la tuberosa. La base es de nuevo un ejercicio de contrastes: la nota de leche de coco sirve para darle cuerpo a esta crema helada donde el amargor herbal del tagetes se balancea con el tono frutal de una ciruela redondeada por la más sutil de las vainillas, mientras los almizcles añaden un acabado suave y empolvado.

Entre otros perfumes de gardenia, Ellenisia destaca por esa extraña combinación de solidez y transparencia, por su profusión de notas verdes y por su énfasis en una estructura muy contrastada que casi hace crepitar las notas. El acento British no está solamente en la estética refinada y artesanal del perfume, o en el educado recuerdo de algún modo integrado de un lujoso jabón de tocador, sino también en la recreación de la atmósfera de un jardín húmedo que aleja de la mente toda referencia tropical y nos lleva a una tierra del norte, donde hay verdes praderas y las mañanas son frescas.

* Los enlaces están en inglés- no he encontrado otros tan extensos en castellano- tratan sobre estudios de la figura de Elen, para quien sienta curiosidad.

Anuncios