Etiquetas

, , , ,


*Rossy de Palma, actriz española y musa de Almodóvar.

Dibújame una rosa…, es el inicio.

État Libre d´Orange se ha hecho su propio hueco en el mercado de la perfumería nicho a base de exhibir una estética muy medida de tono erótico-burlesco. Tras ese discurso provocativo algunas fragancias interesantes se esconden junto con otras propuestas difíciles de llevar, pero su sello de estilo está claro: una nota cruda envuelta de notas más tradicionales para conseguir cierto aire de perfume orgánico que se expande desde el centro mismo…aunque no siempre logren una fragancia sólida. Pero esa nota o acorde brutal pone de manifiesto el intento por ofrecer un perfume a medio camino entre un hipnótico primitivismo y una creación conceptual de bizarra oscuridad.

Entre todas sus propuestas, hay dos perfumes especiales inspirados en dos mujeres de singular personalidad. Like This (2010), un oriental amaderado con Tilda Swinton como musa y Rossy de Palma Eau de Protection (2007) un oriental casi terroso. Ninguno de los dos es un celebrity-perfume, sino un trabajo de colaboración donde ellas se implican personalmente en el proceso y colaboran con la nariz responsable del perfume, en busca de un olor deseado. En este caso Antoine Maisondieu y Antoine Lie trabajaron con Rossy de Palma para crear el olor de rosa imposible que ella llevaba años soñando.

La idea de Eau de Protection es crear una experiencia física (la del perfume) que influya en el proceso psicológico del portador. Así el perfume se convierte en una armadura invisible capaz de proteger la personalidad tanto como de proyectar la determinación de una persona para salvaguardarse de las saetas envenenadas por el deseo y las intenciones crueles. Rossy de Palma describe el perfume como un talismán que ayuda tanto en la lucha contra los demonios interiores (tatuaje del dragón) como en la protección de la intimidad, ya que cuidarse es un acto balsámico y de respeto hacia uno mismo.

La clave para comprender el perfume es asimilar que Eau de Protection no es una fragancia limitada por la idea de la seducción como única razón de ser; por eso no es suave, ni azucarada, ni cosmética, ni abiertamente animalística o intrigante… sino bizarra, volcánica y osada. Sencillamente una rosa, bella por derecho propio. La idea última es cómo te hace sentir el perfume, no cómo te verán los demás.

El perfume dibuja una rosa viviente que resuena por todo el perfume, desde la brutalidad especiada de la salida a los parches húmedos de la raíz, pasando por estadios de calma y serenidad. Una singular profundidad mezcla de algo oscuro y sublime revelan el espíritu de una rosa roja que es a la vez majestuosa y salvaje, como un ritual ancestral.

Lo más impresionante de su olor es su pungencia especiada y sus sombras metálicas. El tema de la rosa búlgara llevado hasta el extremo de la extenuación. La pimienta más árida y el jengibre más radicular acompañan al geranio en ese acorde tan brutal donde sólo el cardomomo parace ser suave. Luego el jazmín ilumina ligeramente el perfume. Un acorde de sangre se esconde en el corazón para recordarnos que ésta también es una rosa visceral, pero es un recordatorio escueto, ligeramente metálico que se evapora entre las volutas de un incienso terso y suave. Este elemento orientalizante, reforzado por una sobredosis de benjuí lechoso, es el preludio de una base más terrosa de húmedo patchoulí con el energizante toque del cacao y un palpable almizcle blanco.

…Dibújame una mujer; es el final del poema que Rossy de Palma escribió para acompañar este perfume. Se puede consultar en francés en la página oficial de la marca.

Anuncios