Etiquetas

, , ,


*La princesa fuera del colegio de Edward Robert Hughes.

Muchas de las creaciones de L´Artisan Parfumeur no se caracterizan por los clásicos parámetros técnicos de sillage y volumen que definen la difusión de un perfume. Tampoco siguen una estética de profuso ornato con densas y numerosas capas. La prioridad de sus composiciones es suscitar emociones lejanas, vinculadas a los recuerdos más tiernos. Todo el peso recae en el potencial carácter evocador del perfume.

En ocasiones sus perfumes parecen emanar cierta melancolía, no tanto porque tengan un carácter apagado como por la implicación de profundidad insondable que sugieren. No todas sus creaciones merecen tal epíteto, algunas simplemente tienen un carácter entrañable y una forma claramente legible. Pero en conjunto, el catálogo de esta casa francesa ofrece una galería de emociones que siempre apelan al mundo interior. Esta marcada estética intimista y artesanal- que recuerda más a las acuarelas que a los óleos- hace que no siempre sean apreciados. Son perfumes creados para el puro placer de oler y sentirse bien, una propuesta muy específica. Sencillamente oler y deleitarse en el olor son cosas que no interesan a quienes por contra buscan el perfume para marcar estatus.

El portafolio de L´Artisan Parfumeur está lleno de notas de azafrán, cardomomo, vainillas profundas y matizadas, húmedas vegetaciones, frescas florestas, inciensos raros, iris delicados, elaborados cueros y flores blancas que emanan aún los vapores del rocío. Las historias que cuentan son sinopsis de complejas narraciones, siempre con un lenguaje transparente o sólo medio velado. Evocan, conjuran. Siempre apelan a la constancia vívida del momento…un momento que se torna el momento ideal, sea ése recordando la claridad de una mañana de verano o la tibieza de una tarde de un paisaje lejano. Horas del día, meses del año…el discurrir del tiempo, la búsqueda de un propósito…parece ser la idea última de estos perfumes. Para tal fin las notas centellean fugazmente creando un paisaje olfativo breve pero de carácter transcendente.

Jour de Fête (2004) es ejemplar para ilustrar la estética de L´Artisan Parfumeur. Aparentemente sencillo en su planteamiento, pero poderoso en su efecto: te sumerge de lleno en un universo interno, grato, apacible. Su carácter es ligeramente rústico, bucólico y casi frágil. Lo que conjura no es tanto el alborozo de una gran fiesta como una suerte de emoción balsámica y tierna que dispone el humor para descansar y disfrutar de una apetitosa comida con los seres queridos. Algo así podría ser la fiesta ideal.

El sello de Olivia Giacobetti está impreso en el perfume, se puede apreciar bien por como eleva y hace brillar los matices más profundos, dilatándolos desde la base para conseguir un efecto diáfano muy peculiar. En Jour de Fête son las notas de la multifacetada haba tonka las que crean racimos de luz entre las distintas capas del perfume para sostener el resto de las notas. Oficialmente éstas son laurel, trigo verde, almendra, orris, vainilla Bourbon, cedro y trigo dorado.

La impresión general es la de un perfume gourmand muy delicado pero no regresivo, con toques de frescor y puntos oscuros que despiertan la curiosidad del olfato. La salida desvela la presencia del haba tonka en forma de notas de heno dulce que al momento de vuelve fresco y ligeramente metálico como si hubieras acercado tu nariz a una brizna de hierba para captar mejor su esencia. El olor se vuelve entonces algo crudo y ligeramente graso mientras esconde una nota de iris en el fondo.

Las transiciones se suceden con una suave cadencia. Una nota desaparece y otra surge claramente. Ahora es un rastro de iris delicado y mazapán con un difuso recuerdo de heliotropina. Después la almendra amarga surge acompañada de una nota de flor de tilo seca…la primera impresión de los dulces pastos se va alejando para adentrarnos en otro territorio, en otro cuarto de recuerdos. Surge algo balsámico-avainillado junto a una nota de tabaco rubio tras el que palpitan maderas oscuras. Y el perfume sigue avanzando y mientras avanza, se intensifica, se difunde más en el entorno. La vainilla cobra protagonismo, acentuada con un benjuí de tono especiado y una discreta nota de almizcle que parece Musk T. Es una vainilla que concentra sus características principales: es amaderada y oscura, cremosa y azucarada, con trazas caramelizadas gracias de nuevo al haba tonka. La sucesión de notas se atenúa. Ya hace horas que la hierba perdió el frescor del rocío. La tarde comienza a enfríar, el día ha transcurrido y en la piel aún queda una oscuridad amaderada y balsámica, rastro palpable del perfume. Jour de Fête ha ido avanzando, dibujando el ciclo de un día. Un día tranquilo que brinda la oportunidad de disfrutar de los pequeños placeres de la vida, los que al final más reconfortan.

Jour de Fête, pese a tener sus seguidores, fue retirado en 2011, aunque aún hay sitios donde se puede encontrar. Pero no es la primera vez que L´Artisan Parfumeur lo saca de su catálogo, la primera vez fue en 2007.

No se sabe lo que puede pasar de nuevo, pero personalmente he elegido este perfume para editar su revisión hoy precisamente y dedicarlo a todos aquellos lectores para quienes la festividad del Día de San Patricio sea significativa. Es un día especial para celebrarlo con familia y con amigos, con rica comida y buena música…así que también dejo algo de Loreena McKennitt : Come by the Hills (Elemental)

Anuncios