Etiquetas


* Pat McGrath para Dior.

Los ochenta me marcaron, lo confieso. Había agresividad pero a la vez había aquella creencia esperanzadora de que incluso la música disco podía cambiar el mundo. Todo podía ser un poco exagerado pero a la vez muy creativo. Así que esos artistas del maquillaje como Stephane Marais, Pat McGrath o Alex Box que usan el color como diciendo ” esto es maquillaje nada más y nada menos, así que aprovechémoslo” en vez de “no te preocupes, sólo es maquillaje” despiertan mi admiración. Quiero decir que hay una gran diferencia entre usar el color y “hacer algo” donde se pueda leer tanto la belleza del rostro, como el concepto del maquillaje y la habilidad de quien maquilla a simplemente añadir color. Por eso creo que algunos artículos como las máscaras de color pueden ser algo tan pavoroso o tan fabuloso.

Ya no estamos en los ochenta pero un poco de aquella ironía y libertad en la imagen de cada uno yo la hecho de menos, ahora de verdad que todo es más uniforme; así que, a veces, cuando quiero poner color de forma diferente para divertirme un poco en mi día a día, mantengo todo bastante neutro y después uso un delineador líquido o en gel y máscara de pestañas todo en el mismo tono: berenjena. Mi máscara favorita y la que elijo para estos casos es Faux Cils de YSL que funciona muy bien a la luz del día porque no se ve directamente el color, sino que sólo bajo ciertas condiciones de luz se percibe el matiz, sin embargo, el efecto de iluminar el iris es inmediato.

Un modo de llevar colores brillantes en las pestañas o incluso añadir un toque festivo con máscara metalizada cuando no eres un super-técnico del maquillaje es usar una máscara con un buen tono negro pero sin llegar al jet-black para que sea más suave (ej: algo con un tono negro algo azulado como Clinique High Impact) sobre toda la pestaña y añadir el color sólo en el extremo, sigue siendo una extravagancia pero menos arriesgada que poner el color a lo largo de toda la pestaña.

Lo importante cuando se usa color en las pestañas, ya sea para una fiesta de forma más vistosa o para el día a día de forma más discreta es:

-Buscar una estética definida : fresca y divertida, ochentera pop, punk. elegante, exótica, etc y llevarla hasta el final.

-No olvidar el rizador de pestañas en una ocasión así y haced buen uso del mismo.

-Usar un delineador líquido o en gel del mismo color o de uno afín y aplicarlo a ras y entre pestañas con un trazo limpio y fino para dar más volumen en la base.

– Poner especial cuidado en la zona del lacrimal e iluminarla bien tanto con una base correctora como con sombra para mantener una imagen más fresca.

-Contornear con cuidado el rostro y mantener el colorete al mínimo o prescindir del mismo.

-Si optáis por poner sombra de color no neutra en el párpado, no añadir más de dos colores y elegirlos para que combinen muy bien, mejor si uno de los colores está en la misma gama que el de la máscara.

-En general, cuando introduces color en las pestañas, la paleta a usar en el resto del rostro tiene que estar muy seleccionada y en conjunto no deberían de percibirse más de tres colores diferentes en el rostro (la misma regla que en el vestir)…aunque en realidad haya más porque juegues con una gama y las distintas intensidades de la misma.

Y para recordar un poco aquellos años: China Girl de David Bowie con subtítulos en castellano, aquí.

Anuncios