Etiquetas

gold-sombra
*Dior

Todo el mundo sabe que las sombras con un mínimo de opacidad se pueden usar con pincel seco para un acabado más sauve o con pincel húmedo para marcar más el pigmento y obtener otro acabado. También habremos aprendido por experiencia que la zona humedecida de la sombra cambia de textura de forma permanente en muchos casos, así que tenemos que cuidarnos de reservar un área concreta para ese uso. Hoy en día algunas marcas tienen productos especialmente diseñados para este fin como las paletas Pure Chromatics de YSL que adquieren una textura muy cremosa al usar el agua.

Pero a veces creo que no aprovechamos bien este recurso de mezclar texturas usando una misma sombra en seco y en húmedo a la vez. El resultado es más bonito y efectista de lo que se pueda creer en principio y nos permite sacar más partido a nuestros productos, cosa que siempre está bien.

Las combinaciones pueden ser varias, según gustéis; lo más socorrido es aplicar en seco el color en el párpado móvil y luego detalles en húmedo: delinear, marcar la V exterior o la separación entre párpados y mi favorita, usar esa misma sombra para crear puntos de luz justo en el lacrimal y en el centro del párpado sobre la pupila. Si además esto se hace con una sombra de color bronce, oro o plata no sólo se consigue dar un toque metálico sino que también se añade mucha luz. Para lograr un acabado más elaborado siempre es mejor haber marcado antes de forma suave la separación entre párpados (banana, comisura) con un color marrón lo más neutro posible, algo tipo Kid de Mac.

Ahora que se acercan las Navidades puede ser un truco útil, sencillo y que no lleva demasiado tiempo para un maquillaje festivo. Pero sí queréis la versión elegante, probad con un bonito color topo.

Anuncios