Etiquetas

, , , , , , ,

Damadelunicornio_Raf
*Dama con unicornio (1505) de Rafael Sanzio de Urbino.

¿De dónde vienen algunas ideas? A veces es difícil saber por qué caminos discurre la mente creativa, aunque los perfumistas suelen trabajar con dos o tres notas a lo sumo, combinando exhaustivamente distintas proporciones de los mismos ingredientes hasta lograr acercarse a lo que buscan, pero incluso entonces es difícil saber qué hace estallar la idea.

Pero los perfumes de Serge Lutens en su mayoría siempre me hacen pensar en Feminité du Bois como principio de todo, síntesis de la tradición iniciada por Edmond Roudnitska con su lenguaje conciso a base de maderas irisadas (metil iononas) especias, notas frutales – especialmente sus trabajos en Femme de Rochas, Le Parfum de Thérese y la base Prunol- y la renovación que a través de esos temas logra Christopher Sheldrake manejando nuevos materiales de síntesis o exóticos ingredientes naturales. Eso es parte del sello lutenesiano. Otro aspecto característico es la narrativa personal que Serge Lutens utiliza para redefinir géneros tamizando y transponiendo características de un tipo de perfume a otro. Con su especial gusto por las notas secas ha creado y recreado múltiples veces perfumes que plasman una visión interiorizada de lo oriental como género para la fantasía; ese tipo de notas en las que participan especias, maderas, cuero o musgos pero exploradas con un ángulo inusual, generando nuevos nichos dentro de la misma perfumería nicho. De hecho las peculiaridades del universo Serge Lutens han servido desde el principio como inspiración para otros, como modelo de creatividad. L´Ouvre Noire de Kilian lo sigue en su uso de la narrativa y en la insistencia en buscar un nuevo camino partiendo de lo conocido; L´Eau y el uso que hace del Ambroxan también ha tenido su impacto en nuevas marcas como Phaedon; algunos nombres chocantes y algunas formas olfativas de los perfumes de la serie L´Art et la Matiére de Guerlain secundaron en una época la huella de los Serge Lutens, pero el caso que más me atrae personalmente es el de Daim Blond con su aprovechamiento del Suederal (IFF) y el subgrupo de perfumes aterciopelados que de ahí se derivaron.

Suederal es un ingrediente que reproduce el olor del suede (ante, gamuza). Es una composición que puede funcionar como base y, en parte, elaborado a partir de uno de los principales componentes en el perfil de olor del almizcle: la muscona. Pese a ser por sí mismo un ingrediente pungente, permite recrear una nota refinada de cuero donde la robustez de las facetas animalísticas más evidentes se ha eliminado y no se perciben elementos pirogenados. Este material ha permitido trabajar acordes de cuero que preservan la calidez intimista del material de forma más atípica, con un toque empolvado.

Descendientes de Daim Blond (2004) que exploran la nota de un cuero más redondo y suave que ofrece el suede hay unos cuantos, entre ellos Cuir Cordoba (2009) de Keiko Mecheri es más dulce y suave y Bottega Veneta (2011) que es más floral pero sigue su perfil chypre destacan por ser los ejemplos más directos. Pero también tenemos Cittá di Kyoto (2005) de Santa Maria Novella que pone el acento en lo amaderado, Equistrius (2007) de Parfum d´Empire que resalta el elemento cuero que esconde el iris, Kelly Calèche (2007) de Hermés ahonda en la faceta más delicada y floral o Cuir Beluga (2005) de Guerlain que lleva el tema al territorio balsámico. L´Artisan Parfumeur Traversée du Bosphore (2007) puede interpretarse en este contexto, reforzando el aspecto empolvado gracias a las notas de delicia turca y talco.

Daim Blond es, además, una redefinición moderna del género chypre que no renuncia a la riqueza de matices ni a la elegante austeridad clásica de esta familia. Una modernización peculiar porque se hace por aproximación de texturas: recrea genuinamente una sensación táctil apoyándose en sensaciones organolépticas secas y aterciopeladas a la vez, más que por aproximación al color y al desarrollo lento, que es la opción más frecuente por la que se opta hoy en día, aprovechando la faceta terrosa y húmeda que brinda el patchoulí (Coco Noir de Chanel sería un buen ejemplo de ese otro acercamiento al género tras la restricción del uso de musgo de roble).

El absoluto de musgo de roble, que era un ingrediente clave para componer los perfume chypre tradicionales es un material muy complejo que tiene la capacidad de dotar a las composiciones de un fino acabado aterciopelado. En esa combinación de austeridad- y calidez tan atrayente de esta familia de perfumes esa textura compleja, enriquecida por notas frutales de melocotón, ciruela, albaricoque junto a la riqueza que aportan las especias y la elegante nota seca de maderas es uno de los aspectos más célebres de obras maestras del género como Mitsouko. Y eso es lo que se translada a Daim Blond usando la nota de suede como elemento aglutinador – el rol del musgo modernizado- y apoyándose en iris, cardomomo y hueso de albaricoque para dotar al perfume de un acabado amaderado ligeramente empolvado con efecto más abstracto, pero fresco como la mantequilla de iris. Una síntesis, sin duda aún, más curiosa si tenemos en cuenta que tras todo esto también florece una nota frutal espléndida y de nuevo atípica de albaricoque dulce,seco y opulento que complementa con ligeros toques amargos, salados y grasos para balancear su lado más delicado y lactónico con algo un poco más primitivo. Así pues, Daim Blond también tiene la capacidad de resaltar lo más fascinante de una personalidad chypre: la contradicción sublimada, realzando esa dualidad entre sentido y sensibilidad.

daimB

Anuncios