Etiquetas

lips

A veces olvidamos que la boca puede expresar tanto o más que los ojos nuestro humor o nuestra edad. Por eso es tan importante cuidar mucho la zona del perfil de los labios y maquillarlos con esmero. No es sólo cuestión de color, también lo es de contorno, forma y volumen. Así podemos hacer que su apariencia sea más juvenil o más madura basándonos en pequeños detalles que pueden aplicarse tanto con colores neutros como con tonos brillantes.

Una boca bien definida, es una boca bonita. Una boca bien maquillada además puede hacer que la mirada tenga más brillo -sin recurrir a sombras de color opuesto a nuestro iris-, para eso el labio inferior tiene que estar especialmente bien definido.

Personalmente me encantan los perfiladores y no sólo tengo de varios tonos sino que siempre mezclo al menos dos porque al trabajar más los matices se consigue un aspecto más natural. Exceptuando la técnica del rojo sobre rojo, la clave está en usar siempre un tono neutro como color principal y otro/s en la misma gama que la barra para hacer detalles en la definición del contorno de forma específica. Una vez aplicados hay que fundir el color con la textura de la piel dando toquecitos con la yemas de los dedos y, especialmente cuando se usan colores muy intensos, difuminar bien el trazo con un pincel. Porque un perfilador de labios sirve para corregir forma y color, pero no debe de verse.

Sin embargo mi truco favorito es coger un lápiz como el Cupidon de Guerlain (también se puede usar algo plata o dorado si el trazo es suave) y dibujar una T invertida en los labios antes de aplicar la barra: la línea vertical baja desde el centro del arco de Cupido al centro del labio inferior, la línea horizontal se traza en el perfil del labio inferior. Hay un efecto instantáneo: las asimetrías naturales de los labios- que todo el mundo tiene- se vuelven más evidentes, así que es más fácil corregirlas con el perfilador o aplicar directamente el color con un pincel y equilibrar la forma al mismo tiempo. Sé que hay que verlo para creerlo, lo sé, y conviene tomarse un tiempo ante el espejo para ver bien cómo funciona el truco, probando distintos trazos hasta encontrar la corrección que mejor siente.

Un último detalle, al usar un lápiz claro y con partículas nacaradas se ilumina sutilmente la zona central del labio, creando efecto más redondeado de volumen suave tipo boquita de piñón, lo cual es una buena opción cuando se quiere prescindir del gloss en favor de una textura más satinada o incluso mate.

Anuncios