Etiquetas

bronceymadreperla

El factor clave para que la piel esté sana y bonita es la hidratación, pero para que su aspecto sea espléndido la luminosidad -que no el brillo- es la pieza clave. Incluir todos los días cítricos en la dieta es muy importante porque la vitamina C interviene en la producción de colágeno, ayudando a que la piel se regenere y sea más resistente, además de mantener mejor la firmeza y la elasticidad. El cuidado a través de la alimentación es siempre la base pero incluir también cítricos en las rutinas de cuidado de la piel es una buena idea. Para que un producto tenga cierto efecto la concentración en vitamina C debe estar mínimo en el 5% pero mejor un 10%; aunque hay bastantes marcas que incluyen este tipo de productos en su catálogo, muchos suelen tener menos concentración de lo que se considera efectivo. Nubo comercializa un serum concentrado al 12% y la marca de parafarmacia Sesvalia tiene toda una línea dedicada a la vitamina C que no está mal, aunque no tan concentrada.

Hacer nuestro propio tratamiento mediante una mascarilla es una opción bastante económica y que muestra resultados si se tiene paciencia y regularidad. La mezcla es sencilla: la pulpa de medio tomate con una cucharada de nata, el jugo de medio limón y un poco de miel. Todo junto se remueve bien y se aplica sobre la piel limpia con una brocha para extender el producto mejor; diez o quince minutos más tarde se aclara con agua fresca y si queréis dar un plus de tratamiento haced un segundo aclarado con infusión de té verde ya fría.

Pero a veces necesitamos o queremos algo más: ver la piel radiante al instante, especialmente en invierno cuando se seca más. Para eso solemos usar productos de maquillaje iluminadores en crema, polvo o líquido. Hoy quiero poner de relieve otras fórmulas iluminadoras porque tienen partículas iridiscentes pero incluyen ingredientes antioxidantes. En mi opinión son la mejor opción porque pueden dar luz y color, pero también suavizar la textura de la piel y ayudar a regenerar el cutis. Son un indispensable en el maletín de muchos maquilladores: Strobe Cream de Mac y Roibos Flash Repair de Veld´s. Ambos son productos multiuso basados en extractos naturales de té verde y roibos rojo respectivamente.

Strobe Cream de Mac, la fórmula clásica es una crema densa pero sedosa especialmente indicada para pieles muy secas o apagadas pero realmente puede usarse en casi todas las pieles debido a la versatilidad del producto. Existe una fórmula más ligera, tipo loción para las pieles más grasas. Puede aplicarse como una hidratante normal en casos extremos o mezclada con la misma hidratante, pero también funciona como tratamiento puntual para revitalizar la piel por sí sola o como complemento del maquillaje: mezclándola con la base para crear un efecto sutil pero global de luminosidad, aplicándola bajo la base si esta va a ser muy fina o usándola como un iluminador en zona específicas del rostro, para lo cual lo mejor usarla sobre la base a toquecitos, creando capas muy finas insistiendo en la zona hasta conseguir el efecto deseado. Una cantidad muy pequeña de producto puede hacer mucho y se extiende muy bien. Es como madreperla en un tubo, de base blanca pero rica en pigmentos rosados y ligeramente dorados así que funciona bien en tonos de piel muy claros, claros y medios. Es el típico producto que bien usado se le puede sacar mucho rendimiento.

Roibos Flash Repair de Veld´s es otro tratamiento antioxidante multiuso para todo tipo de piel con textura de gel cremoso que refresca y repara la piel, parecido a Strobe Cream en concepto pero con distinto pigmento. Tiene un tono entre terracotta-rosado y bronce aunque se comercializa en distintas intensidades pero lo más frecuente es encontrar el tono medio. Deja una pátina ligeramente bronceada sobre la piel, sutil pero útil si lo que se busca es añadir un ligero tono tostado a la piel sin añadir base de maquillaje. Es ideal para regenerar la piel tras un día agotador aplicando por la noche una cantidad generosa de este producto sólo por todo el rostro (se puede aplicar en el contorno de los ojos también) o mezclado con el tratamiento habitual. También ayuda a regenerar más rápido la piel cuando hay alguna heridita, especialmente en los labios. Ayuda a afinar la piel y a mejorar su calidad en sentido global. Yo tengo el de intensidad media (mi tono de piel está entre un NC y NW 15 en Mac) pero bien extendido hace el efecto de un bronceado muy suave.

Ambos productos funcionan bien por separado pero, por supuesto, se puede jugar con el contraste que ambos ofrecen para tener un aspecto arreglado sin usar mucho maquillaje: aplicando ambos para crear volumen y puntos de luz en zonas como las mejillas o la barbilla. Ejemplo: Roibos Flash Repair en mejillas y labios, Strobe Cream sobre el hueso del pómulo y bajo el arco ciliar. Un poco de corrector en la zona central del rostro si es necesario, un toque de polvos para los brillos en la zona T y poco más.

Anuncios