Etiquetas

Writing
Fotografía de zanharl en Fanpop

Cada mes de abril, por el aniversario del blog, intento hacer alguna mejora que haga más ágil la visita a los lectores. Normalmente rehacer etiquetas y categorías para que sea más fácil encontrar la información. Me gusta dedicar una época concreta del año para pensar en cómo mejorar las cosas y hacer los cambios necesarios.

Esta labor de (re)clasificación en el blog, intentando que sea lo más práctico posible sin perder el sentido estético y dentro de las posibilidades que brinda la plantilla puede parecer poca cosa pero las soluciones no siempre son obvias. Cuando escribes un blog tú te haces cargo de todo: elaboras las entradas, buscas y eliges las imágenes, respondes a los lectores, moderas los comentarios, administras tu escritorio, etc, etc . Así que no es tan fácil romper el marco y pensar fuera de la caja, como se suele decir. Pero, a día de hoy, el blog tiene la apariencia que deseaba que tuviera. Siempre puede haber mejoras y la plataforma WordPress lo facilita brindando nuevas posibilidades con herramientas que mejoran continuamente.

Elegir bien la plataforma de trabajo desde la que vas a editar es muy importante. Antes de dar el paso de abrir el blog fue lo que más sopesé. Me informé todo lo que pude y elegí aquello que veía más cercano a mi modo de entender un blog. El apoyo a la comunidad que presta WordPress se ajusta a lo que necesito como autora.

Este año, coincidencias de la vida, en abril nos ofrecen la oportunidad de seguir el curso 201 Blogging en WordPress. El curso comenzó ayer y el primer ejercicio consiste en reflexionar sobre metas concretas y escribir una entrada con tus conclusiones. Así que en ello estoy.

El objetivo es ayudar a que un blog de temática nicho tenga más presencia en la red. Suena atractivo. A juzgar por los comentarios muchas personas en el curso acaban de abrir su blog mientras que un grupo más pequeño llevamos más tiempo. Pero obviamente para todos es importante tener audiencia. Cuestión de motivación.

No hay más cera que la que arde: un blog sobre perfumes es un blog de temática nicho y eso hay que mantenerlo siempre en la mente para aprender a relativizar las cifras y no desmotivarse. Pero cuando abres un blog es porque has decidido compartir información, dar tus opiniones, hacer tus propios análisis para que alguien lo lea -de otro modo escribirías sólo un diario- así que para cualquiera que tiene un blog es importante recibir visitas. Este es un objetivo común para todos los autores.

Pero nos han pedido que reflexionemos sobre objetivos concretos, cuantificables a corto y medio plazo… Es genial poder hacer cosas que ayudan a que tu nombre suene en la comunidad. Como para cualquier otra persona que escribe un blog, para mi también es un objetivo. Sin embargo, llevo cinco años y aún no tengo muy claro qué es lo que realmente funciona mejor. Veo los términos de búsqueda en las estadísticas del blog y muchas visitas aún parecen casuales. Quizás mi técnica de etiquetado aún no es lo suficientemente fina y sé bien que no he prestado atención a eso que llaman SEO.

Si miro hacia atrás, recordando los primeros días en que las visitas eran escasas y la mayoría de los mensajes eran spam, creo que esas metas numéricas se han ido cumpliendo poco a poco. Siempre escribes tratando de comunicar, deseando llegar a más gente, intentando que tu trabajo tenga más audiencia. ¿Puedes trazar estrategias para aumentar el tráfico? Desde luego, y algunas pueden dar frutos, pero si estás en un sector nicho tienes un límite por definición. Así que, lo más importante para mí sigue siendo la visión personal y el esfuerzo por mantener el rigor en lo que escribo. Creo que eso es lo que más ayuda a construir una audiencia.

De todos modos el ejercicio que nos proponen en el curso es enunciar una meta cuantitativa, más que cualitativa, para que podamos medir nuestros resultados a través de las estadísticas del blog. Así que me he planteado escribir con más regularidad. Llevaba semanas pensando en ello pero inmersa en esta mentalidad lectiva del curso me he convencido de que es un buen momento para intentar hacer ese esfuerzo. Espero que las musas me acompañen porque el objetivo es llegar a un ritmo de tres entradas por semana, al menos, en los próximos tres meses. Espero poder cumplirlo. Por ahora quiero ser muy disciplinada y hacer los ejercicios que nos propongan en el curso. Eso significa, mis queridos lectores, que voy a alternar entradas dedicadas a la perfumería con entradas-ejercicio.

No siempre es fácil repartir tu tiempo en distintas cosas y a la vez mantener la frescura en la mente para escribir algo que resulte interesante. Cruzo los dedos. Creo que como alternativa a mi costumbre anual de reordenar el blog, este curso me brinda la oportunidad de revisar mi disciplina de escritura. Por ahora ese es mi objetivo, aumentar el ritmo de edicción. Pero espero vuestras opiniones al respecto.

Cuaderno de Perfumes es el apellido del blog y no por casualidad ya que parte de mi idea original era clasificar mis impresiones personales en un formato diferente al de un cuaderno de apuntes. Mientras que escribir en una hoja en blanco te ayuda a poner en orden las ideas, el blog te permite recibir un flujo de impresiones de otras personas. Y con intercambio de impresiones se consigue enriquecer la experiencia de forma bidireccional. Esa es la magia de un blog.

Anuncios