Etiquetas

,

2015-09-27 19.39.26

Queridos lectores:

No dejo de pensar en la cantidad de entradas que no he llegado a escribir en el último año. Ni se me van de la mente esas personas que siguen el blog con tanta fidelidad. Es un poco frustrante, lo confieso, tener que dejar de lado una actividad a la que dedicas esfuerzo e ilusión, aunque sólo sea por un tiempo…ves como pasan las semanas y de repente caes en la cuenta que la hoja del calendario ha vuelto a cambiar otra vez más. Así es.

¿No os ocurre a vosotros que pensando en miles de cosas al final parece que no podéis pensar en nada ? Yo creo que es la historia de mi vida: tener demasiados argumentos en la cabeza. La cuestión es que, a propósito de todo y de nada, siguiendo los fantasmales caminos de este pensar sin pensar, esta tarde he acabado reflexionando sobre un tema que siempre sale a debate en el campo de los perfumes y, sin pensar ya más, he acabado jugando con la cámara. El resulta final fue esta foto…El tema en cuestión era el perfume-sello y cuan escolar de enseñanza primaria he acabado haciendo una imagen alusiva…

Sí, siempre surge en nuestra conciencia de mujeres cierta preocupación por ese tema. Los chicos no suelen tener tantas dudas a este respecto; que nadie se ofenda si siente que estoy generalizando porque no pretendo frivolizar algo tan serio como las elecciones personales. Es que tengo la sensación de que a veces las chicas nos complicamos mucho la vida.

Bueno, el perfume sello. Para encontrarlo hay que buscarlo. Tan simple como eso. Y tan arduo. Yo lo encontré hace años -esto ya lo he contado- pero en el camino descarté muchas opciones y desesperé a muchas consejeras en mi búsqueda. Pero cuando lo probé por primera vez -aún lo recuerdo muy bien- no dudé de que ése era el perfume que quería. Esa es la clave del proceso: no estar dispuesta a gastar el dinero hasta que realmente no encuentres lo que de verdad buscas. Pero tienes que saber bien lo que buscas, necesitas tener la imagen clara en tu mente, como si vieras el olor o lo tocaras o te evocara claramente un lugar y luego no se te fuera de la mente esa sensación. De otra manera, buscando algo que te guste y te agrade sin más tienes muchas probabilidades de que efectivamente encuentres algo que te guste y te agrade y uses tal cual. Cuestión de estado mental.

Mi perfume favorito es un perfume de iris. Mis lectores fieles saben que no digo cuál es. Quizás no tenga justificación, quizás sea una tontería por mi parte pero yo prefiero esa reserva. No quiero que mis seres queridos encierren su mente en una idea fija y que piensen “usa este perfume porque es su favorito”. Y ya está. No, en realidad prefiero que piensen un poco más y que lleguen a la conclusión de que “adora los buenos perfumes de iris”.

Y este otoño tengo más ganas de iris que nunca. Así que por mi perfume-sello y por el iris, vaya esta fotografía-sello con mis favoritos para este otoño.

No suelo hacer cambios sustanciales en mi guardarropa, más bien añado hallazgos de vez en cuando por eso:

-Aquí sigue Un Matin d´Orage EdT de Annick Goutal en formato boule. Un capricho que me alegra los días. Quizás el EdP sea más otoñal con su acabado cremoso de tuberosa y el frescor alimonado de la magnolia pero el EdT tiene un toque frutal prominente de semilla de zanahoria y yuzu que adoro.

-Ineludible alguna versión del Eau des Merveilles de Hermés, en este caso Elixir des Merveilles. Debe de ser uno de los pocos perfumes que sigo comprando en diferentes versiones sin solución de continuidad…

-Y llegamos al iris. No están todos los que son pero he aquí algunos de mis favoritos. El fresco y herbal Prelude to Love de Kilian en vaporizador de viaje porque lo llevo a todas partes. Se ha convertido en un básico. El dulce y delicado Love in Black de Creed que realza la faceta de violetas de Parma que el iris puede desplegar en su evolución. Y un regalo de mi familia: Ombre Mercure de Terry de Gunzburg. Tengo que dedicarle pronto una entrada a este perfume que me fascina. Es un iris-violeta ambarado muy chic.

Como hoy dedico la entrada a cosas que me encantan, ahí va una canción que no dejo de escuchar desde que vi el anuncio de Renault: My Silver Lining de First Aid Kit.

Desde mi pequeño PC con cariño,

Botanyuki.

P.D. ¿Qué dice más de una persona, su perfume favorito o la música que le gusta? Ya me diréis, yo es que no llevo bien el tema de los clichés 😉 .

Anuncios