Etiquetas

, ,

El 19 de agosto sale a la venta a nivel mundial y de forma oficial el Nº19 Poudré. Llevo dándole vueltas desde el día que lo probé. Tengo clara la impresión olfativa, lo que aún no he conseguido dilucidar es hacia quien realmente quieren dirigir este producto. Dicen que hacia la mujer de hoy, que no es la misma que en los 70´s, cuando salió el clásico Nº19 y tenía que luchar por sus derechos, ser fuerte y reafirmarse…se supone. Según dice Christopher Sheldrake-artífice de esta versión junto con Jacques Polge- que la mujer actual espera algo confortable y tranquilizador…deduzco que porque ya no necesita reafirmarse en su lugar como en décadas anteriores, ¿es eso lo que nos están diciendo, no?…

Coco Chanel solía tener un modo más rotundo y elegante de explicar estos asuntos: ella se centraba en la femineidad y la expresión de esta femineidad a través de un perfume abstracto.

Entendamos que cualquier perfume que ha citado al Nº19 de forma clara, ha dado un paso hacia el territorio de la elegancia intemporal y fresca, buscando el elemento chic. Hay bastantes fragancias en el mercado que han seguido la estética del Nº19, creó una clase de perfumes en su día al ofrecer algo con una nueva forma pero con mucha escuela detrás y sin una pizca de vainilla. Deudores clásicos son Silence de Jacomo, Beautiful de Estée Lauder, Rive Gauche de YSL. Entre los deudores modernos está A Scent de Miyake y Prada Infusion d´Iris o Love in Black de Creed. Todos comparten un elemento verde más o menos amargo, una nota importante de iris y cierto acabado austero que podríamos definir como chyprée. Así que la propuesta de Chanel tendría que ser prometedora.

Las entrevistas que he leído de Christopher Sheldrake y Jacques Polge dedicadas a este nuevo lanzamiento me han permitido comprobar que la idea puesta en la mesa para la creación de la fragancia y la fragancia misma tienen el mismo carácter: la pura paradoja que se desprende de un doble nivel en el discurso.

Hablemos de la fragancia. Como decía al principio, cualquier referencia perfumística derivada del Nº19 imprime carácter a una composición, pues su personalidad es sólida, construída en torno al gálbano más profundo que se pueda pensar, el iris más austero, el vetiver terroso y una nota de cuero de Rusia. Un perfume de personalidad compleja casi chypre y una faceta verde resaltada. El Nº19 Poudré retiene cierta elegancia y cierto carácter, y sí tenemos en cuenta lo que actualmente el mercado ofrece en el departamento de perfumerías de un gran almacén, incluso lo podemos considerar una buena propuesta. Pero el perfil de esta nueva versión es más el de una fragancia floral almizclada.

Tal como los perfumistas prometen, esta versión es fresca…,en realidad lo que ofrece es otro tipo de frescor, y empolvada de forma patente. El tipo de frescor que se dice más limpio está ligado a la idea de tejidos ligeros, tipo algodón, que se pueden llevar de forma casual. Es decir, frescor de ropa limpia pero algo más sofisticado.

Hay una parte interesante en el Nº19 Poudré que cita de forma evidente al clásico:la salida y algo más. La salida es bastante semejante al original pero con una cualidad más translúcida, menos amarga y con menos bergamota: un acorde de nerolí, mandarina y gálbano suave, más ese nuevo tipo de almizcle biodegradable del que tanto han hablado que permite dar la nota de iris empolvado ya en la salida ( es una nota agradable). Lo interesante en mi opinión viene después, se podría decir que desarrolla la cualidad escasa hoy en día del sillage, con una nota verde-terrosa-empolvada donde el vetiver entra en juego con una faceta fría y envolvente a la vez. Esta es la mejor parte: vetiver empolvado, fiel al espíritu original pero distinguiéndose.

El iris es el núcleo del clásico Nº19, y en esta versión han querido realzarlo más…según cuentan en las entrevistas los perfumistas. Si el iris lo es todo en el clásico ¿cómo podría realzarse en una nueva versión? La solución elegida ha sido crear una nota de iris diferente. Aquí llegamos al punto problemático, lo que han creado tiene doble personalidad:

-Por un lado está el rasgo más clásico y chic del iris unido a las notas verdes de gálbano y vetiver, todo ello empolvado. Este carácter está más presente durante la primera parte de la evaporación y cualquier amante del clásico Nº19 puede encontrarlo de su gusto. Es la parte que tiene sillage.

-La otra dirección que toma la nota revela los matices típicos de los absolutos de iris que actualmente se producen en China o en el Norte de África, son producidos de forma más rápida-tienen un proceso de maduración de menos años- y por tanto más baratos. Estos materiales tienen en definitiva una faceta de chocolate pronunciada. A esto le han añadido una nota de iris más oscura y vinosa. Esta es la personalidad que surge realzada en la segunda fase de la evolución, que apunta hacia un acabado cremoso, gourmand y ligeramente seco al final. Esta segunda fase se desarrolla más cercana a la piel.

El iris florentino siempre ha tenido un aura de exquisitez, de frialdad, de gravedad, algo incluso meditativo, pero en los últimos años la disponibilidad de materias primas más baratas ha creado una especie de tendencia a hacer acordes de iris más cercanos a un público general potenciando el elemento gourmand o enriqueciéndolo con notas frutales. Un ejemplo de esto en una línea de perfumería nicho son Iris Pourpre e Iris d´Argent de Keiko Mecheri; o Iris Noir de Yves Rocher a nivel generalista. Esta forma de hacer la nota de iris más asequible al gusto le da un aire complaciente y cálido al Nº19 Poudré. El aspecto está potenciado con la dosis de almizcles blancos limpios, el haba tonka y con notas de vainilla. Sí, de vainilla. Deduzco que es este el elemento que permite cumplir con la promesa de los perfumista de hacer algo confortable (aka, fácil de llevar) y sexy…Sí, sexy. Este Nº 19 Poudré busca despertar el deseo, no tanto el sentimiento.

Para mí es un curioso modo de rendir culto a la creación que es el Nº 19. Permitidme que formule la pregunta que me marea desde hace semanas, aunque sea áspera, ¿hoy en día la palabra chic tiene ese significado?

El clásico Nº19 es bello y quienes lo consideran su perfume de culto aprecian su extraña e inasible belleza; es frío, exigente y con gran personalidad. Fue un hito que despertó admiración entre profesionales y seguidores de la casa Chanel. El Nº 19 Poudré es otra historia. La historia que en las entrevistas de los autores se desvelaba como una paradoja, de contradicciones desalentadoras.

Queriendo seguir los pasos previos de formular un nuevo Nº19 usando los materiales actuales, como hicieron con el Nº5 al formular el Eau Première– fantástica en su estilo- nos han hablado por activa y por pasiva de las posibilidades de crear algo más limpio, más legible. Bien. Nos han recordado que el Nº19 tiene un público restringido y es un perfume de culto que merece ser homenajeado, empeño en el que se han sumergido los perfumista para ofrecernos la nueva versión. Bien. Nos han asegurado, pese a que es un empeño de perfumista, que los estudios de mercado hechos ( es decir, han hecho estudio de mercado) demuestran que esta nueva versión produce el mismo efecto que el original: sólo lo aprecia un pequeño grupo, pero es suficiente. Bien. Aún así también dejan entrever que tienen sus miras puestas en el mercado asiático.Vale. Luego añaden lo de la mujer actual…y nos aseguran que el nuevo Nº19 Poudré se ajusta a los gustos contemporáneos y que además es lo que la mujer espera oler, algo confortable y que le de confianza… Bueno, hasta donde yo entiendo nadie busca un perfume que le haga sentir inseguro o incómodo: la personalidad de cada uno le permite moverse en un territorio diferente al del prójimo, para unos es cómodo el ámbar, para otros el almizcle. Pero aparte de eso ¿qué es eso que la mujer de hoy espera oler?

Cómo decirlo, el Nº 19 Poudré no me ha disgustado como fragancia, tampoco me ha entusiasmado; sencillamente creo que podría tener más personalidad. Es agradable, podrá complacer el gusto de bastantes. Lo que me ha dejado petrificada es el discurso adoptado para explicar esta nueva versión, que se supone un homenaje al original. Me gustan las historias, las sigo fielmente de principio a fin, pero me gusta que las historias mantengan su espíritu: que no me digan que lo han lanzado aún sabiendo que gustará sólo a un pequeño grupo, para luego añadir que es lo que la mujer de hoy en día espera oler-porque es más limpio y sexy- y que además contemplan el mercado asiático, que no me lo digan por favor. Que mantengan el aura de prestigio por el que la Maison francesa ha apostado siempre.

Anuncios