Etiquetas

, , , , ,

Jean Claude Ellena comenzaba su carrera en los 70 con dos perfumes de espríritu opuesto que hoy en día podríamos calificar de clásicos: el verde, rústico y aromático Eau de Campagne (1974) de Sisley donde se introducía la novedosa nota de hoja de tomate y First (1976) de Van Cleef & Arpels, donde usaba el Hedione al 20% lo que en aquella fecha era algo nuevo. Desde entonces los perfumes florales y aldehídico-florales han recurrido a este material para recrear una atmósfera refulgente atravesada de partículas doradas. Su dulzor floral entre jazmín y melocotón le permite una gran versatilidad, pero First supuso un ejemplo magistral del uso del Hedione.

First en Eau de Parfum es al jazmín lo que Gardenia Pétale a la gardenia, es decir, la recreación de una atmósfera de serena luminosidad en la que la flor se despliega con languidez e incluso las sombras están teñidas de oro. Pero al contrario que el perfume de gardenia que era clásico por su estilo depurado, este jazmín es clásico porque se aprovecha de la capacidad de abstracción que permite introducir en una composición el esquema aldehídico-floral para jugar con la fantasía y la contención. Los aldehídos aquí sólo difuminan lo justo esta rica composición para que las notas aún legibles no sean totalmente directas.

El jazmín retratado ha sido estudiado en cada una de sus facetas con una lente de aumento, hasta conseguir un efecto magnificente. First es como la música barroca con esa característica textura compuesta por una melodía superior y un bajo continuo acompañando. El Hedione, junto con absoluto de jazmín, el ylang-ylang y una rosa cristalina forman esa melodía dulce y radiante. La civeta aporta la faceta animalística y oscura reforzada por el narciso meloso y sólido, dan un aura cálida y fiera a la vez, representando el bajo continuo. Y para enriquecer la composición distintas y variadas notas entrelazadas llenan el espacio, a modo de armónicos:

-La floral mandarina y el extraño frescor especiado de la grosella negra en la salida crean un efecto frutal.
-El jacinto verde y meloso se encarga de introducir el contrapunto metálico.
-La tuberosa hace que el jazmín tenga una faceta más sólida y especiada.
-El melocotón es la excusa perfecta para dar a las flores con su cremosidad frutal y recuerdos de coco un aire de languidez tropical.
-La orquídea es una fantasía balsámica.
-El vetiver enriquece la base con un toque amaderado elegante reforzado por un acabado musgoso.

Toda esta profusión de notas van realzando y redondeando el carácter del jazmín, absoluto protagonista de First, hasta convertir el perfume en una rica leche floral. Pero esta misma profusión es una de las razones por las que después Jean Claude Ellena querría iniciar una búsqueda más personal de la perfumería, en la que la forma fuera algo esencial y se pudiera alcanzar con pocos ingredientes muy bien combinados- First tiene una larga fórmula-. Sin embargo, pese a estar lejos del estilo maduro del autor, el perfume ya apunta en cierto modo un deseo de gran armonía. First es como la música barroca sí, pero particularmente como la música de Jean Philippe Rameau cuya obra supuso la culminación de la ópera barroca francesa y el principio del camino hacia la armonía clásica mozartiana basada en la tonalidad.

Air pour Hébe et ses suivantes de la ópera Castor et Pollux interpretada por Veronique Gens es la pieza ideal para ejemplificar esta idea. Hebe, diosa la juventud en la mitología griega, servía el néctar en la mesa de los dioses.

Anuncios